Seleccionar página

¿Puedo realizar ejercicio si padezco artritis?

¿Puedo realizar ejercicio si padezco artritis?

Realizar ejercicio o actividad física es una de las dudas que más embarga a los pacientes que sufren artritis. La respuesta es positiva, existen diversos ejercicios para las personas que padecen esta condición.

Diferentes médicos y fisioterapeutas afirman que la creencia de que los pacientes con artritis no pueden realizar actividad física es falsa.

«Mantener una rutina de ejercicio le trae grandes beneficios a tu cuerpo; retrasa el deterioro del tejido óseo, fortalece los músculos que rodean las articulaciones, aumenta la flexibilidad en las extremidades, fortalece los huesos, controla el peso y muchas otras cualidades».

Si padeces artritis y quieres practicar ejercicio ten en cuenta que debes seguir ciertas recomendaciones; lo primero que debes llevar a cabo es consultar con tu medico lo que puedes y no hacer.

Una

de las recomendaciones que podría darte tu medico es que te comuniques con un terapeuta físico u ocupacional. Los fisioterapeutas pueden indicarte ejercicios especiales de amplitud de movimiento y de fortalecimiento para ayudar a que las articulaciones sean flexibles y los huesos y músculos fuertes.

«Ten en cuenta que las actividades que realices varían dependiendo del tipo de artritis que padezcas, de que tan afectadas estén tus articulaciones y de la gravedad del deterioro».

En contraste a los múltiples beneficios del ejercicio, hay consecuencias negativas por no hacer ejercicio, podría desencadenar:

  • pérdida de fuerza
  • Resistencia y equilibrio
  • Cansarse rápidamente
  • Disminución de la masa y fuerza muscular
  • Menor flexibilidad articular
  • Amplitud del movimiento

Las prácticas deportivas más recomendables son:

  • De amplitud de movimiento
  • Ejercicios de fortalecimiento
  • Ejercicios de flexibilidad y equilibrio
  • Ejercicios aeróbicos
  • Ejercicios isométricos
  • Ejercicios isotónicos
  • Caminar y montar bicicleta

Realizar un calentamiento o enfriamiento de los músculos y las articulaciones antes del ejercicio puede ayudarte a reducir el dolor y la inflamación.

Si tus articulaciones están calientes, enrojecidas o hinchadas, emplea hielo antes de iniciar el ejercicio y ese día realiza una rutina más liviana. Si las articulaciones están adoloridas y rígidas, pero no calientes ni hinchadas, prueba con el calor.

Newsletter

Nuestro patrocinador

Nuestro patrocinador

Pin It on Pinterest

¿Te gustó?

¡Compártelo en tus redes sociales!