lunes , noviembre 19 2018
Programa de Apoyo -728

Enfermedades reumáticas y licor, una mala combinación

El alcohol y la artritis no van de la mano, primero porque agudiza aún más los síntomas de la enfermedad y segundo porque no debe combinarse con ningún tipo de medicamento.

Muchas de las medicinas que los doctores prescriben para las articulaciones adoloridas, como los antiinflamatorios no esteroides como el ibuprofeno o naproxeno, conllevan un mayor riesgo de hemorragias en el estómago y úlceras si las toma con alcohol.

Programa de Apoyo – 300

Por otra parte, los fármacos que se recetan para tratar la artritis reumatoide, como el metotrexato,  la leflunomida, o el acetominofeno, al mezclarlas con alcohol pueden aumentar la susceptibilidad a daños hepáticos.

 En el caso de los pacientes con gota, las dolencias pueden ser muy fuertes solo con el hecho de tomar  cerveza, licores destilados o vino.

Si el diagnóstico es artritis es recomendable evitar en lo posible su ingesta o hacerlo en una medida muy baja, tomar más allá de una copa por día puede ser contraproducente para el cerebro y el cuerpo en múltiples formas.

El riesgo de que lleguen a aparecer otro tipo de enfermedades se eleva al incrementarse el consumo de alcohol. Algunas de ellas, asociadas a la bebida incluyen diabetes o cánceres de seno, colon, esófago, boca y garganta.

Lo mejor como lo puedes ver es evitar su ingesta e intentar manejar un estilo de vida saludable, basada en una mezcla de ejercicio, comida saludable y poco o nada de tabaco o alcohol.

Ver También

Consejos para aprender a vivir con la enfermedad de behçet

Consejos para aprender a vivir con la enfermedad de behçet

Redacción Artritis y Reumatología La enfermedad de Behçet provoca la inflamación de vasos sanguíneos del …

Programa de Apoyo -728