viernes , julio 19 2019
Mieloma múltiple y su relación con la osteoporosis
El mieloma múltiple es un tipo de cáncer que afecta la médula ósea y puede provocar daños en el sistema óseo y provocar osteoporosis.

Mieloma múltiple y su relación con la osteoporosis

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Artritis y Reumatología

El mieloma múltiple es un tipo de cáncer que afecta la médula ósea, en esta enfermedad las células plasmáticas -encargadas de combatir infecciones- son desplazadas por células cancerígenas que se acumulan en la médula.

Las causas por las que se desarrolla esta enfermedad no son del todo claras, los expertos creen que se puede generar por cambios o mutaciones en el ADN que provocan la multiplicación de células cancerígenas e inhiben la función de las células plasmáticas que protegen el cuerpo. 

Síntomas

En las primeras etapas de la enfermedad pueden no presentarse síntomas que permitan alertar sobre su presencia. Sin embargo, en etapas más avanzadas se generan algunos signos como:

  • Dolor en los huesos
  • Pérdida de apetito
  • Fatiga
  • Debilidad en las piernas
  • Estreñimiento
  • Pérdida de peso sin causa aparente

Existen algunos factores que inciden en el desarrollo de esta patología como ser mayor de 65 años, tener antecedentes familiares o ser hombre ya que se ha evidenciado afecta con más frecuencia al sexo masculino.

Relación con la osteoporosis 

Cuando el mieloma múltiple no es tratado correctamente puede producir problemas en el sistema óseo como: pérdida de la densidad de los huesos. Esto hace a las personas más propensas a sufrir fracturas y osteoporosis. Algunos estudios han demostrado que en las personas que desarrollan osteoporosis como efecto secundario del mieloma múltiple esta patología evoluciona mucho más rápido. 

Por otra parte, también aumenta el riesgo de sufrir alteraciones en la función renal, padecer anemia y tener infecciones frecuentes; esto debido a la incapacidad del cuerpo para combatirlas.

Tratamiento

El tratamiento de esta patología depende del caso clínico de la persona y su historial médico. Algunos de los tratamientos son: quimioterapia, radioterapia, suministro de corticosteroides, medicamentos biológicos o trasplante de médula ósea.

Cualquier tratamiento debe ser supervisado por el especialista para realizar seguimiento y determinar si el paciente se adhiere correctamente al proceso inicial.

Ver También

Cuidado integral es fundamental en el manejo de enfermedades reumáticas

Cuidado integral es fundamental en el manejo de enfermedades reumáticas

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Artritis y Reumatología No sólo las …