Seleccionar página

Remedios y tratamientos naturales para la artritis reumatoide

Remedios y tratamientos naturales para la artritis reumatoide

La artritis es una enfermedad que afecta a por lo menos 2 millones de estadounidenses y se caracteriza principalmente por causar dolor, inflamación, rigidez y pérdida de la función de las articulaciones y es más común entre las mujeres. Aquí te damos las alternativas naturales para aliviar el dolor que produce la artritis.

La acupuntura

El objetivo de esta técnica es estimular varios puntos dirigidos a áreas específicas del cuerpo para restablecer el equilibrio y reforzar el sistema inmunológico.

Según aseguran reduce considerablemente los malestares causados por la artritis reumatoide.

El Tai chi

Esta práctica es muy segura para los pacientes con artritis debido a que los movimientos que se realizan son suaves y sencillos.

Además, ayuda a aumentar la amplitud de movimiento y la fuerza conjunta. Algunos creen que el Tai chi tiene un componente espiritual, ya que estimula a la mente a concentrarse lejos del dolor.

Biofeedback

Esta terapia ayuda a controlar las respuestas automáticas como la frecuencia cardíaca, la presión arterial y funciona mediante la colocación de sensores eléctricos en el cuerpo, que envían la información a un monitor.

Sin duda este es un excelente auxiliar en el control de la artritis.

Compresas de agua fría

Pueden servir para reducir la hinchazón y la inflamación articular.

Es recomendable utilizar bolsas de hielo en la articulación afectada para ayudar a facilitar la inflamación y el dolor.

Aplícala por 15 minutos con un descanso de 30 minutos entre los tratamientos.

El calor relaja los músculos

Para seguir esta terapia, puedes intentar con una almohadilla de calor húmedo o una toalla tibia, la puedes utilizar en la ducha dejando que el agua caliente toque el área del dolor en tu cuerpo.

Los imanes pueden ayudar

Se consideran una terapia alternativa útil para el control del dolor de la artritis reumatoide.

Las terapias magnéticas vienen en una variedad de formas, tales como pulseras, collares, inserciones, almohadillas o discos.

Tras realizarse algunos estudios preliminares en personas con artrosis de rodilla y cadera, se demostró que los imanes reducen el dolor articular mejor que un placebo.

Terapias mente-cuerpo

Diversos estudios han determinado que estas prácticas pueden ser útiles cuando se añade a los tratamientos convencionales ya que ayudan a controlar el estrés, a mejorar el sueño y la percepción del dolor.

Respirar correctamente

De acuerdo con el Centro Nacional para la Medicina

Complementaria y Alternativa, respirar lenta y profundamente desde el abdomen puede ayudar a cambiar tu estado emocional.

También puede lograr que los momentos de tensión y de estrés disminuyan en situaciones difíciles.

La relajación muscular progresiva

Para realizar este ejercicio debes concentrarte y relajar los diferentes grupos musculares del cuerpo.

Puedes comenzar con la cabeza, el cuello y los brazos. Después contrae y relaja el pecho, la espalda y el estómago.

Para terminar, trabaja con tu pelvis, las piernas y los pies. Recuerda espirar o exhalar.

La meditación

Con esta terapia se puede disminuir la frecuencia cardíaca y la respiración, los cuales influyen en la percepción del dolor.

Algunos practicantes de la meditación han encontrado una reducción en la ansiedad, la depresión y una mayor concentración.

Suplementos para la artritis reumatoide

Aunque existen pocos estudios que avalan alguna efectividad en algunos productos para el tratamiento de esta enfermedad, éstos podrían surtir un efecto favorable para el organismo.

Toma en cuenta que incluso los suplementos naturales pueden interactuar con otros medicamentos y provocar otras reacciones en el organismo.

Debes asegurarte que tu médico esté al tanto de todos los medicamentos que estés consumiendo.

Utiliza la visualización

Para realizar este ejercicio, cierra los ojos, respira profundamente e imagina que estás en un lugar tranquilo y apacible. Usar esta técnica en momentos de estrés puede resultar muy efectivo.

Aceite de borraja

Algunos estudios han demostrado que junto con analgésicos antiinflamatorios, este producto puede reducir después de seis semanas los síntomas de la artritis como articulaciones sensibles e hinchadas.

Este aceite parece ser seguro, pero puede causar heces blandas, diarrea y distensión abdominal.

Aceite de pescado

Contiene ácidos grasos omega-3 con un efecto anti-inflamatorio en el cuerpo que puede ayudar a reducir la rigidez matutina y protegerte contra enfermedades del corazón.

Éste, parece ser seguro cuando se usa apropiadamente. Las dosis superiores a 3 gramos por día puede aumentar el riesgo de sangrado.

Extracto de vid

De acuerdo con algunos estudios, las personas con artritis que toman este suplemento han notado una disminución en la sensibilidad de las articulaciones y dolor.

Aunque parece ser seguro, las mujeres embarazadas no deben tomarlo.

Newsletter

Nuestro patrocinador

Nuestro patrocinador


Pin It on Pinterest

¿Te gustó?

¡Compártelo en tus redes sociales!