Input your search keywords and press Enter.

Fibroma plantar: síntomas, causas y tratamientos.

Fibroma plantar: síntomas, causas y tratamientos.

Por: Redacción Artritis y Reumatología

La fibromatosis es una patología de origen desconocido, la cual produce la aparición de nódulos subcutáneos en la parte inferior del pie. Normalmente, éstos son benignos y suelen medir menos de una pulgada. Sin embargo, suele manifestarse con frecuencia en personas mayores aunque hay casos en personas jóvenes.

El crecimiento de los nódulos producidos por esta enfermedad son de crecimiento lento y por lo general no provocan dolor. Cuando el crecimiento sucede de forma acelerada, a los fibromas se les llama fibromatosis.

Los síntomas producidos por esta anomalía son pocos, casi imperceptibles. Los pacientes de esta patología pueden o no presentar dolores en la zona afectada por fibromas. Además de los nódulos que se manifiestan, en casos excepcionales se pueden originar contracturas en los dedos del pie. El fibroma plantar o enfermedad de Ledderhose se ha asociado a la enfermedad de dupuytren y la fibrosis peneana.

¿Cómo se diagnostica esta enfermedad?

Para el diagnóstico del fibroma plantar es necesario utilizar estudios como la resonancia magnética y ecografía. Este método se utiliza para diferenciar la fascitis plantar de tumores en las partes b landas del pie.

Como hemos descrito anteriormente, algunos tipos de fibromas pueden ser asintomáticos. Por ello, el tratamiento más utilizado para extraer los nódulos. No obstante el procedimiento quirúrgico puede generar complicaciones de la herida e incluso la pérdida del arco del pie. El proceso de recuperación debe ser de cuidado por parte del paciente, pues de lo contrario podría darse una reaparición de la enfermedad o complicación del cuadro clínico. Se estima que este proceso dura entre uno y dos meses.

Por otro lado, existen alternativas no quirúrgicas que deberán ser analizadas por el especialista, quien definirá si son las apropiadas para cada caso. Estos procedimientos no quirúrgicos son utilizados en pacientes que presentan dolores, algunas de estas son:

Inyecciones de esteroides: La aplicación de estos medicamentos ayudará a en algunas ocasiones a reducir el tamaño de la masa y también a aliviar el dolor, los resultados se empezarán a ver entre dos y tres meses de su inicio de aplicación.

Fisioterapia: Las terapias son utilizadas para tratar el dolor y mejorar la movilidad.

Dispositivos ortopédicos: La utilización de elementos como plantillas se ordena en casos en los que la masa es estable, para ayudar a distribuir el peso.

Comentarios de Facebook