Seleccionar página

Consejos para la recuperación de un reemplazo de cadera

Consejos para la recuperación de un reemplazo de cadera

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Artritis y Reumatología

La cadera es una de las articulaciones más grandes del cuerpo. Esta ubicada a ambos costados del cuerpo pues su función es unir a las piernas con el tronco, concretamente desde la parte superior del fémur hasta la pelvis. Debido al movimiento normal y a la actividad física, la cadera puede sufrir daños que desmejoran la calidad de vida de quien los padece.

Estos daños pueden ser causados por varios factores. Los más comunes son las fracturas de cadera, ocasionadas por un trauma en la articulación o por la artrosis de cadera, una condición que desgasta el cartílago que une el fémur con el tronco. También varios tipos de artritis pueden provocar el desgaste de la articulación. En estos casos, los médicos recomiendan un reemplazo de cadera para mitigar el dolor y devolverle la movilidad al paciente.

Aunque por lo general un reemplazo de cadera nos atemoriza, lo cierto es que los avances en la medicina garantizan excelentes resultados en la recuperación de esta cirugía. La vida no tiene que cambiar radicalmente después de optar por este tratamiento, simplemente se deben seguir algunas recomendaciones para garantizar la durabilidad de la prótesis y evitar una nueva cirugía por este motivo.

Adaptación a la prótesis de cadera

* Depende del tipo de cirugía, el paciente pasa más o menos tiempo en el hospital. Por lo general, la rehabilitación de la cadera comienza desde la primera semana de la operación, en la que se busca recuperar la movilidad. Durante los primeros meses es fundamental aprender a moverse con la prótesis. Un reemplazo de cadera mejora el dolor y facilita la movilidad pero no tiene la misma amplitud. Es decir, no estaremos en capacidad de hacer los mismos movimientos que hacíamos antes de la cirugía.

*  Inmediatamente después de la operación, se deben usar muletas o bastones que faciliten el apoyo. Eso sí, estos objetos solo deben utilizarse mientras se fortalece de nuevo la articulación y se reestablece el balance y equilibrio. La idea del reemplazo de cadera es volver a tener un estilo de vida igual o parecido al que llevábamos antes de la operación.

*  También es importante reubicar y redistribuir los objetos de nuestra casa. Esto se recomienda para reducir el esfuerzo que hacemos con ciertos movimientos. Por ejemplo, los objetos que más utilizamos deben permanecer siempre a nuestro alcance, las alfombras deben eliminarse y los baños deben contar con una barra de equilibrio para prevenir caídas o resbalones que pongan en peligro al paciente que se está recuperando.

* Realizar todos y cada uno de los ejercicios indicados por el fisioterapeuta. Lo ideal es que estas rutinas de actividad física se incorporen permanente a la vida del paciente.

Otras recomendaciones:
  • Cruzar las piernas es nocivo cuando se tiene un reemplazo de cadera. Este movimiento deteriora a la prótesis y en los casos más graves, obliga a una nueva cirugía.
  • Nunca dormir sobre el lado de la prótesis ni boca abajo. Esto puede desencajar la prótesis de su lugar o alterar su forma, causando dolor y daños también al fémur.
  • Moverse: no se debe permanecer más de 30 minutos en la misma posición. Este es el mejor ejercicio para fortalecer a la articulación y recuperarse en menos tiempo.
Comentarios de Facebook

Newsletter

Patrocinadores

Polimialgia reumática

Patrocinadores

¿Te gustó?

¡Compártelo en tus redes sociales!