Seleccionar página

Consejos para evitar contracturas musculares

Consejos para evitar contracturas musculares

Por: Redacción Artritis y Reumatología

Cualquier persona puede sufrir de una contractura muscular en su vida. Son producidas por contracciones continuadas de un músculo o por sobrecarga del mismo. Puedes evitar sufrir traumatismos siguiendo algunos prácticos consejos.

Realiza ejercicio

Si no tienes este hábito puedes empezar por realizar actividades sencillas como caminar o trotar por lo menos 45 minutos al día; e ir incrementando el tiempo y la intensidad del ejercicio de forma paulatina. Además de ayudarte a prevenir contracturas será de gran beneficio para prevenir múltiples enfermedades. Recuerda que debes calentar antes de realizar cualquier ejercicio; y al finalizar debes realizar algunos ejercicios de estiramiento para evitar lesiones.

Mantén una buena postura

Una de las causas más frecuentes de contracturas musculares es la mala postura. Lo que produce fuerte dolor en la espalda o el cuello, así que ya sabes cuando estés frente a tu computador, durante tu jornada laboral debes procurar mantener una postura recta y hacer pausas durante el día para evitar sobrecargas.

Hábitos saludables

En algunos estudios se ha demostrado que estar sometido a episodios de estrés puede provocar contracturas musculares, así que intenta realizar actividades relajantes.

Realiza actividades de relajación

Actividades de relajación como el yoga, la aromaterapia, el tai chi pueden ser de gran beneficio para tus músculos pues en cada una de estas actividades estiras tus músculos evitando que se contraigan.

En caso de que ya tengas una contractura muscular puedes tratarla de múltiples formas, aquí te dejamos algunos consejos:

Terapias

Puedes acudir a un especialista en fisioterapia para que con ayuda de ejercicios y masajes reduzca la contracción del músculo y el dolor producido por esta afección.

Reposo

Sin duda alguna el reposo es parte importante dentro del proceso de recuperación de una contractura muscular, alejarte de la rutina y de ese esfuerzo te ayudará a mejorar los síntomas.

Calor y frío

Es una de las técnicas más conocidas para reducir el dolor y la inflamación. Puedes utilizar una compresa caliente y ponerla en la zona afectada por 15 minutos y luego poner otra compresa con hielo y dejarla por otros 15 minutos.

Comentarios de Facebook

Newsletter

Patrocinadores

Polimialgia reumática

Patrocinadores

¿Te gustó?

¡Compártelo en tus redes sociales!