Input your search keywords and press Enter.

Cáncer de próstata: el tratamiento con privación androgénica se relaciona con el riesgo de artritis reumatoide

¿Qué es la terapia de privación de andrógenos?

​La terapia de privación de andrógenos (TPA), también llamada terapia supresora androgénica, es una terapia hormonal cuyo uso principal es tratar el cáncer de próstata. Normalmente, las células cancerosas de la próstata necesitan andrógenos, como la testosterona, para proliferar. La TPA reduce, mediante medicamentos o cirugía. Los niveles de andrógenos para evitar la proliferación de las células cancerosas de la próstata. ​ El tratamiento farmacéutico incluye antiandrógenos y tratamientos de castración química. 

Diversos estudios han determinado que la TPA ha demostrado ser beneficiosa en pacientes con metástasis, y también como complemento en el tratamiento de radioterapia en pacientes con enfermedad localmente avanzada, así como en aquellos con enfermedad desfavorable localizada de riesgo medio o alto. 

Sin embargo, en pacientes con cáncer de próstata de bajo riesgo, se ha demostrado que la TPA no presenta ventajas de supervivencia pero sí provoca daños significativos tales como impotencia, diabetes y pérdida ósea.La terapia también puede eliminar las células cancerosas mediante la senescencia inducida por privación de andrógenos. Reducir los niveles de andrógenos o impedir que estos entren en las células cancerosas de la próstata hace que el cáncer de próstata se reduzca o que crezca más lentamente durante un tiempo.

Puntos clave

  • Los ancianos con cáncer de próstata localizado que recibieron tratamiento con privación androgénica (TPA) presentan un riesgo un 23 % superior de diagnóstico de artritis reumatoide (AR).
  • El riesgo aumentó con la mayor duración del TPA.

Por qué es importante

  • Se trata de las primeras pruebas que muestran una asociación entre el uso de TPA y la aparición de un trastorno autoinmunitario.
  • Los médicos deberían sopesar los riesgos asociados con el TPA cuando recetan, especialmente para el uso a largo plazo.

Diseño del estudio

  • Estudio retrospectivo de 105 303 hombres con cáncer de próstata en estadios I-III con edad de 66 años, que recibieron su diagnóstico entre 1992 y 2006.
  • Financiación: La Fundación del Cáncer de Próstata.

Resultados clave

  • Recibieron TPA 44 785 pacientes.
  • La mediana del seguimiento fue de 7 años.
  • Se diagnosticó AR a 3619 pacientes que recibieron TPA y a 2893 pacientes que no lo recibieron.
  • El uso de TPA se asoció con un mayor riesgo de un diagnóstico de AR nuevo (HR: 1,23; P = 0,001).
  • El uso de TPA durante 1-6 meses, 7-12 meses y 13 meses se asoció con un riesgo un 19 % (P = 0,003), 29 % (P = 0,014) y 33 % (P tendencia 

Fuente: univadis.es

Comentarios de Facebook