Seleccionar página

Alivia el dolor de las articulaciones con limón

Alivia el dolor de las articulaciones con limón

El limón es una fruta y uno de los superalimentos más accesibles. A este pequeño cítrico se le atribuyen muchas propiedades que nos ayudan a prevenir un gran número de enfermedades y a mejorar los síntomas de las patologías que ya se padezcan. Las bondades del limón no solo están relacionadas con los niveles de vitamina C; también posee propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, aliados importantes en el cuidado de las articulaciones.

Según estudios científicos, los beneficios son mayores a los que se conocen. Recientes investigaciones concluyen que es un alimento que ayuda a combatir el cáncer, vigoriza el sistema inmunológico y previene el envejecimiento prematuro de la piel. Sin embargo, es un alimento que no es aprovechado en su totalidad.

La mayoría de personas desconoce que la mayor cantidad de nutrientes se concentran en su cáscara, la parte del limón que se desecha junto con las semillas. Y justamente, es la cáscara del limón la que beneficia a personas que sufren de dolores articulares provocados por las enfermedades reumáticas, desde las más comunes hasta las más complejas.

Esto se debe a que la cáscara, la

parte más amarga del limón, contiene calcio, fósforo, magnesio y otros minerales que fortalecen los huesos. Sin embargo, son los aceites esenciales presentes en esta parte del limón, los que actúan como un relajante de los vasos sanguíneos. De esta manera, al consumir limón, se reduce al máximo la hinchazón en las articulaciones y el dolor que produce este síntoma.

Receta casera para aliviar el dolor de las articulaciones

Ingredientes:

– 2 limones con cáscara
– 1 litro de agua
– 1 cucharadita de miel (opcional)

Preparación: 

Divide y exprime los limones para aprovechar su jugo al máximo. Luego, retira la cáscara y córtala en pedazos pequeños. En una olla grande, ponemos a hervir el litro de agua junto con el jugo de limón y las cáscaras durante 10 o 15 minutos. Dejamos enfriar un poco y lo servimos. Si la infusión tiene un sabor muy fuerte, podemos agregar una cucharadita de miel.

Se recomienda tomar esta infusión cuando aún está caliente para sentir alivio inmediato. Además, es ideal para beber antes de dormir pues relajará nuestras articulaciones durante la noche. Así puedes descansar mejor y despertarte con energías renovadas para el día siguiente.

Newsletter

Nuestro patrocinador

Nuestro patrocinador

Pin It on Pinterest

¿Te gustó?

¡Compártelo en tus redes sociales!