Seleccionar página

La flexibilidad de su cuerpo puede ser Hiperlaxitud Articular

La flexibilidad de su cuerpo puede ser Hiperlaxitud Articular

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Artritis y Reumatología

La hiperlaxitud articular se refiere al aumento exagerado de la movilidad de las articulaciones. Algunas personas son más elásticas que otras, siendo un caso extremo el de los contorsionistas. Diferentes estudios confirman que es más frecuente la hiperlaxitud en las mujeres que en los hombres, oscilando su frecuencia entre un 5 y 15% de la población.

Este tipo de padecimiento ocurre más frecuentemente en la infancia y disminuye al aumentar la edad. En ocasiones esta condición es acompañada por dolor en el aparato locomotor y esto se define como el síndrome de hiperlaxitud articular. Este trastorno se relaciona con diversos padecimientos del aparato locomotor, aún no se ha establecido la frecuencia en que se puede llegar a presentar, pero la mayoría de personas que la padecen no presentan síntomas por su mayor elasticidad, ya que sólo de un 5 a 10% sufren de algún tipo de problema al padecer esta afección.

Es importante resaltar que clínicamente se conoce como el síndrome de hipermovilidad benigno, pues es importante diferenciarlo de otras enfermedades congénitas del tejido conectivo como lo es el síndrome de Ehlers-Danlos o Marfan que, como la hiperlaxitud articular, pueden estar ligadas con hipermovilidad articular, y con otras manifestaciones potencialmente graves, como trastornos vasculares, oculares, piel muy extensible.

Desde el punto de vista del aparato locomotor, con estas enfermedades pueden aparecer luxaciones recurrentes en los hombros, rótulas y articulaciones temporomandibulares, deformidades en la columna vertebral, disminución de la tensión muscular y derrames periódicos en las articulaciones que, en relación con un traumatismo, pueden conducir al desarrollo de artrosis. El conjunto de estas enfermedades puede llegar con el tiempo a padecer  síndrome de hiperlaxitud.

Causas

La causa exacta de esta enfermedad no es conocida, a pesar de que se han encontrado anomalías de origen genético en las fibras de colágeno y otras proteínas que forman el tejido conectivo, que se encarga de proporcionar resistencia y fortaleza a las diferentes estructuras de nuestro organismo, en especial a los ligamentos, tendones, músculos, cartílagos, vasos sanguíneos y piel.

La alteración de las proteínas mencionadas anteriormente hace que esas estructuras sean más elásticas de lo normal y más frágiles, lo que permite que la aparición de la lesión sea más rápida a la hora de tener un golpe.

Síntomas

Estos síntomas se pueden presentar de diferentes maneras, pero el síntoma más común es el dolor en los músculos y articulaciones sobre todo en los miembros inferiores.

La aparición de estos síntomas se relaciona con la sobrecarga repetida sobre algunas articulaciones. Los dolores, en algunos casos, empiezan en la infancia o la adolescencia y son persistentes por temporadas durante toda su vida. En algunas ocasiones se pueden presentar derrames articulares, sobre todo en las rodillas, que, además, pueden producir chasquidos articulares a los que comúnmente no se le presenta mucha importancia, pero pueden llegar a indicar una condición grave.

Existen algunas enfermedades de los tejidos blandos como la tendinitis, capsulitis, entre otras, que se pueden presentar con mayor frecuencia, asimismo, pueden presentarse torceduras de tobillo, tortícolis, dislocaciones articulares, lumbalgias, escoliosis o desviaciones de columna y pies planos. Varios estudios hablan sobre la asociación de la hiperlaxitud ligamentosa de las rodillas a una mayor predisposición para padecer artrosis de rodilla. 

Existen algunas manifestaciones externas de este padecimiento, siendo estas las más comunes:

·  Aumento de elasticidad de la piel

·  Moretones

·  Varices

·  Hernias

Tratamiento

No hay tratamientos específicos y definitivos, pero sí se puede ayudar a pacientes con diferentes tratamientos a consideración del médico:

·  Antiinflamatorios

·  Analgésicos

·  Fármacos  

·  Férulas (muñequeras, coderas, tobilleras)

·  Fisioterapia

·  Infiltraciones

·  Electroterapias

·  Masajes descontracturante de la musculatura

·  Calor, frío

·  Sobrecarga de las articulaciones (obesidad, cargar peso, etc.)

Ejercicios

Comentarios de Facebook

Newsletter

Patrocinadores

Polimialgia reumática

Patrocinadores

¿Te gustó?

¡Compártelo en tus redes sociales!