La relajación muscular que alivia dolor y tensión

La relajación muscular que alivia dolor y tensión

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Artritis y Reumatología

Si durante estos días tiene más tensión o agotamiento, puede hacer una pausa reparadora y practique estos tres ejercicios que ayudan a relajar la musculatura y recuperar la energía.

Los nervios, la incertidumbre o la agenda muy pesada da a causa del confinamiento un agotamiento mental, pero también agota la musculatura porque la tensan en exceso y eso se traduce en un mayor cansancio a lo largo del día y en falta de vitalidad.

El doctor Sagrera Ferrándiz, especialistas en terapias manuales, le propone algunos sencillos ejercicios que además puede hacerlo en cualquier lugar.

Cuando note algún aumento de tensión y ansiedad puede apartarse dos minutos a un lugar tranquilo, procure hacer los 2 estiramientos que verá a continuación y le ayudará a relajar los músculos y a la vez a desconectar la mente por unos segundos, cosa que el cuerpo se lo agradecerá.

Los siguientes movimientos desentumecen los músculos y articulaciones, desbloqueando tensión, ayuda a relajarse y puede recargarse de buena energía.

Ejercicios

1. Estirar las vértebras

Para hacer este ejercicio colóquese de puntillas, doble las muñecas y coloque las palmas de las manos en paralelo al suelo y estire los brazos como si presionara hacia abajo, como si alguien estuviera tirando de usted desde el suelo.

Aguante la tensión 2 segundos y después relaje los brazos, recuerde que debe mantener la cabeza en su eje, el mentón elevado y la mirada al frente. Repita el ejercicios 3 veces.

2. Suelte los omoplatos

Colóquese de pie, con las rodillas un poco flexionadas. Deje caer la cabeza hacia delante y siga con el torso hasta la zona lumbar, haga el movimiento despacio sintiendo como las vértebras se van separando una a una.

Una vez esté en la posición desplace los omoplatos hacia el duelo y aguante 5 segundos. Relaje bien la espalda y repita el movimiento de omoplatos 3 veces, cuando acabe suba despacio, desde la zona lumbar y lo último, la zona cervical, sintiendo como las vértebras se van colocando una sobre la otra.

3. Aplaudir libera

ponga los pies separados a la anchura de las caderas. Empiece a aplaudir con las manos frente a su pelvis. Desde allí, debe realizar un círculo con las manos mientras aplaude subiendo los brazos por la parte izquierda del cuerpo hasta llegar a pasar por la cabeza.

Sin dejar de aplaudir, descienda por el otro lado hasta volver al punto del origen. Hacerlo tres veces en un sentido y tres más en el otro sentido.

Comentarios de Facebook

Newsletter

Patrocinadores

Polimialgia reumática

Patrocinadores

¿Te gustó?

¡Compártelo en tus redes sociales!