Glucosamina: el suplemento para tratar el daño en el cartílago

Glucosamina: el suplemento para tratar el daño en el cartílago

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Artritis y Reumatología

La glucosamina es un compuesto natural que se encuentra en el cartílago, el tejido resistente que amortigua la presión en las articulaciones. En forma de suplemento, la glucosamina se obtiene del caparazón de los mariscos o se fabrica en un laboratorio. Existen varias formas de glucosamina como sulfato de glucosamina, clorhidrato de glucosamina y N – acetilglucosamina, estos suplementos no se consideran intercambiables entre sí.

El sulfato de glucosamina por vía oral se utiliza para tratar una afección dolorosa causada por la inflamación, la avería y finalmente la pérdida del cartílago (artrosis).

Evidencia

Las investigaciones sobre el uso de glucosamina para trastornos específicos demuestran lo siguiente:

Artrosis: el uso del sulfato de glucosamina por vía oral podría producir alivio del dolor en personas con gonartrosis o con artrosis de cadera o de columna vertebral.

Artritis reumatoide: las primeras investigaciones surgieron que el uso de clorhidrato de glucosamina por vía oral podría reducir el dolor relacionado con la artritis reumatoide cuando se compara con el placebo, que es una sustancia inactiva. Sin embargo, los investigadores no observaron mejoras en las inflamaciones ni en la cantidad de articulaciones afectadas con dolor e inflamación.

Cuando se escoge la glucosamina, es importante leer las etiquetas del producto en detalle para asegurarse de elegir correctamente. Si bien se ha estudiado el uso del sulfato de glucosamina para el tratamiento de la artritis, no existe evidencia clínica que respalde el uso de la N- acetilglucosamina.

Recomendaciones

El sulfato de glucosamina podría producir alivio del dolor en los pacientes con artrosis. El suplemento parece ser seguro y es una opción útil para las personas que no pueden tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos.

Si bien los resultados de los estudios no son del todo concretos, podría valer la pena probar el sulfato de glucosamina.

Seguridad y efectos secundarios

Cuando se toma en cantidades adecuadas, el sulfato de glucosamina parece ser seguro. Algunos de sus efectos secundarios son:

·  Náuseas

·  Ardor de estómago

·  Diarrea

·  Estreñimiento

·  Somnolencia

·  Reacciones en la piel

·  Dolor de cabeza

Debido a que los productos con glucosamina podrían derivar del caparazón de los mariscos, existe preocupación que el suplemento pueda provocarles una reacción alérgica a las personas alérgicas a los mariscos.

La glucosamina podría empeorar el asma

Es posible que el sulfato de glucosamina afecte los niveles de azúcar en sangre, lo cual podría interferir en el control del azúcar en sangre durante y después de una cirugía. Si el paciente tiene alguna cirugía próxima deberá suspender por dos semanas el sulfato de glucosamina.

Interacciones

Algunas de las posibles interacciones:

·  Paracetamol (Tylenol, otros): tomar sulfato de glucosamina en combinación con paracetamol podría reducir la eficacia del suplemento y del medicamento.

Warfarina (coumadin, jantoven): tomar glucosamina sola o en combinación con el suplemento de condroitina podría aumentar los efectos de la warfarina anticoagulante. Esto puede aumentar el riesgo de sufrir sangrado.

Comentarios de Facebook

Newsletter

Patrocinadores

Polimialgia reumática

Patrocinadores

¿Te gustó?

¡Compártelo en tus redes sociales!