Seleccionar página

Alimentos para el dolor de las articulaciones

Alimentos para el dolor de las articulaciones

Una dieta antiinflamatoria puede hacer una gran diferencia en el dolor de las articulaciones. La inflamación es una respuesta inmune que a veces puede salir mal, causando más problemas de los que resuelve. 

La inflamación crónica es dolorosa y aparece en todas las principales causas de dolor en las articulaciones, como lesiones, artritis, bursitis, tendinitis y más.

Si adoptas una dieta antiinflamatoria, puedes reducir tu dolor de forma natural y, en última instancia, tomar mucho menos medicamentos para el dolor. 

Cerezas para las articulaciones

Cuanto más coloridos sean los alimentos, más antioxidantes contienen típicamente. Un buen ejemplo son las cerezahttps://artritispr.com/estilo-de-vida/salud/cerezas-alimento-clave-para-mejorar-el-rendimiento-cognitivo/s. 

Obtienen su tono rojo vibrante de una categoría de antioxidantes llamados antocianinas.

Debido a que los antioxidantes se pueden unir a los radicales libres que pueden estar desencadenando la inflamación, se ha demostrado en investigaciones que comer cerezas para reducir esta inflamación y el dolor que causa. 

Las cerezas, especialmente la variedad ácida, también pueden reducir los brotes de gota, que es una forma de artritis que hace que se formen cristales duros en el revestimiento de las articulaciones.

Jengibre para las articulaciones

El jengibre es una especia de uso común en todo tipo de cocinas. Tiene un sabor dulce y picante que indica una cantidad abundante de antioxidantes. 

La ciencia en realidad ha aislado la sustancia que hace que el jengibre sea una medicina tan poderosa y lo llamó gingerol. Se sabe que el consumo regular de gingerol reduce tanto la inflamación como el dolor muscular.

El jengibre tiene efectos antioxidantes y antiinflamatorios. Un estudio en pacientes con artritis encontró que el consumo de jengibre concentrado reduce el dolor en un 40% más que el placebo utilizado en ese estudio. 

Los investigadores han concluido que el gingerol afecta los procesos inflamatorios a nivel celular, ya sea que lo tome fresco, en polvo o en forma de suplemento.

Pescado para las articulaciones

El aceite de pescado a menudo se recomienda si tienes dolor en las articulaciones porque contiene muchos ácidos grasos omega-3. 

Los omega-3 no solo pueden reducir la inflamación, sino que también aumentan el flujo de sangre en el cuerpo mientras está activo. 

Eso tiene un efecto beneficioso adicional en la reducción del dolor y la hinchazón de las articulaciones. Finalmente, se sabe que el EPA y el DHA en el aceite de pescado limitan la producción de ciertas proteínas negativas asociadas con algunos tipos de artritis.

Lo puedes obtener comiendo pescado cosechado de forma sostenible o eligiendo un suplemento. 

Además, el pescado entero contiene vitamina D y calcio, que trabajan juntos para fortalecer los huesos. Debido a que los huesos desempeñan un papel muy importante en la composición de tus articulaciones, tiene sentido que su apoyo pueda mejorar la calidad general de tu salud articular.

Linaza

Si por alguna razón el consumo de pescado o productos de pescado no es lo ideal para ti, prueba la linaza. 

Los investigadores que observaron el consumo regular de linaza encontraron que el hábito reduce significativamente la producción del cuerpo de compuestos proinflamatorios. 

No solo eso, sino que el DHA y el EPA en la linaza juegan un papel en la producción de prostaglandinas, que son compuestos antiinflamatorios.

En solo dos cucharadas de semillas de lino molidas

obtendrás un increíble 140% de tu dosis diaria de ácidos grasos omega-3. 

Nueces

Al igual que los pescados, las nueces tienen un alto contenido de omega-3 y antioxidantes, y se sabe que ambos reducen el dolor articular causado por la inflamación.

Sin embargo, las nueces son más ricas en estos nutrientes que cualquier otra fruta seca de consumo común, por lo que obtienes más por tu dinero con las nueces. 

Las nueces también reducen el riesgo de desarrollar cáncer y/o diabetes tipo 2 durante toda la vida.

Una porción apropiada es solo 7 piezas enteras o 14 medias. Sin embargo, algunos estudios han demostrado que las nueces pueden contribuir a la pérdida de peso porque solo una pequeña cantidad promueve la saciedad, una sensación de plenitud cómoda. 

Eso significa que es probable que comas menos en general a lo largo del día, lo que puede ser importante porque bajar de peso reducirá el estrés en las articulaciones sensibles.

Col rizada

Todas las hojas verdes oscuras son buenas para la salud de las articulaciones, pero la col rizada es especialmente alabada por sus 45 flavonoides antioxidantes diferentes.

La col rizada también tiene vitamina C, que contribuye al desarrollo del colágeno, un componente crítico de los ligamentos, tendones y músculos que sostienen nuestras articulaciones. 

La col rizada también tiene una buena cantidad de calcio para fortalecer los huesos. Y, por supuesto, comer col rizada regularmente puede reducir seriamente la inflamación.

Una cosa a tener en cuenta, sin embargo, es que el consumo diario de col rizada puede tener un efecto negativo en la función tiroidea. Si ya tienes una tiroides comprometida, la col rizada probablemente no sea la mejor opción para tu dieta antiinflamatoria. 

Pero si tu tiroides está saludable en la actualidad, puedes mantenerla así alternando la col rizada cruda y cocida.

Aguacate

Son considerados como las grasas más saludables. Esto se debe a que la mayor parte de la grasa en un aguacate está en forma de ácido oleico, que es un tipo de ácido graso que reduce ciertos marcadores biológicos de la inflamación en el cuerpo.

También obtienes una buena cantidad de ácidos grasos omega-3 cuando comes aguacate. Sin embargo, se ha descubierto que comer aguacate de forma regular minimiza la capacidad de otros alimentos para causar inflamación. Por ese motivo, es un complemento fantástico para todo tipo de comidas.

Todos estos alimentos tienen beneficios adicionales que los hacen excelentes adiciones a una dieta diaria. La mayoría de los alimentos de origen vegetal contienen antioxidantes que no solo reducen las molestias, sino que también pueden minimizar el riesgo de desarrollar cáncer.

Prueba una dieta antiinflamatoria para alcanzar tu meta a corto plazo de tener menos dolor en las articulaciones y aferrate a ella para disfrutar del beneficio a largo plazo de una mejor salud para toda la vida.

Newsletter

Nuestro patrocinador

Nuestro patrocinador


Pin It on Pinterest

¿Te gustó?

¡Compártelo en tus redes sociales!