Seleccionar página

¿Sufres de hormigueos? Acá te contamos las posibles razones

¿Sufres de hormigueos? Acá te contamos las posibles razones

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Artritis y Reumatología

Los hormigueos episódicos o parestesias son sucesos que puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo y que se describen como una sensación de pinchazos múltiples o cosquilleos; generalmente son temporales y se dan con más frecuencia en manos, dedos, pies, brazos y piernas. 

“Los hormigueos pueden aparecer bien por la postura que mantengamos, o bien como síntoma de una enfermedad. Uno de los factores, más habituales, es el postural, permanecer en la misma posición durante un tiempo prolongado y después, en segundo lugar, con motivo de la lesión de un nervio y por ejemplo la presión sobre los nervios raquídeos, como a raíz de una hernia discal”, señala el doctor Jesús Pujo, médico de familia y miembro del Grupo de Trabajo de Neurología de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria.

Posibles causas

Unas de las razones más frecuentes de los hormigueos son: 

  • Falta de vitamina B12.
  • Niveles anormales de calcio, potasio o sodio. 
  • Uso de determinadas medicinas.
  • Diabetes mellitus.
  • Tratamientos de quimioterapia o radioterapia.
  • Aterosclerosis o por una congelación e inflamación de los vasos sanguíneos.
  • como consecuencia de la mordedura de un animal o insecto.
  • Toxinas en mariscos.
  • Enfermedades que pueden generar parestesias.
  • Síndrome del túnel carpiano.
  • Migrañas.
  • Hipotiroidismo.
  • Esclerosis múltiple (ELA).
  • Crisis epilépticas o accidentes cerebrovasculares.
  • Fenómeno de Raynaud (que es un estrechamiento de los vasos sanguíneos por una mala regulación de la temperatura en manos y pies).

Tipos de hormigueos     

Parestesias u hormigueos episódicos

Los hormigueos episódicos o parestesias son derivados de la compresión nerviosa, como por ejemplo ocurre con las hernias discales en cualquier punto del raquis, en el caso de los posturales y en el del síndrome de túnel carpiano. 

Hormigueos permanentes 

En cambio, cuando son permanentes, se derivan de una deficiencia de vitamina B12, o se originan por la diabetes mellitus, o por enfermedades neurológicas como el ELA.

¿Qué hacer?

No hay por qué asustarse ante la presencia de hormigueos si al poco tiempo desaparecen y no son recurrentes. No obstante es viable acudir al médico si la parestesia se acompaña de:

Tratamiento

El tratamiento, dependerá de cuál sea la causa que ha dado lugar a esas parestesias y si, por ejemplo, se debe a una deficiencia de vitamina B 12, se aconsejará en ese caso tomar suplementos. El pronóstico de la parestesia será proporcional a la gravedad de las sensaciones y los trastornos asociados.

Comentarios de Facebook

Newsletter

Patrocinadores

Polimialgia reumática

Patrocinadores

¿Te gustó?

¡Compártelo en tus redes sociales!