sábado , febrero 23 2019

Fibromialgia: Signos, síntomas y tratamiento

Por: Dra. Noemí Varela Rosario

Miembro del Colegio Americano de Reumatología

 

 

La fibromialgia, es una condición que se caracteriza por dolor crónico generalizado, y afecta con mayor frecuencia a las mujeres; causando dolor al tacto o presión. Además puede estar asociado a cansancio, espasmos recurrentes, dificultad para dormir o trastornos de sueño, dolor de cabeza, síndrome del intestino irritable, piernas inquietas, problemas de memoria y concentración, depresión y ansiedad.  La causa de esta condición no se ha podido determinar claramente por estudios científicos.

Su origen se considera como multifactorial, es decir, su manifestación es precipitada o agravada por múltiples factores como: cambios hormonales, infecciones y traumas físicos y/o emocionales.  Además, se han identificado varios genes relacionados a la predisposición de esta enfermedad, lo que explica, la recurrencia dentro de algunas familias.  Se ha demostrado que la alteración en los niveles de algunas sustancias químicas, producidas en el sistema nervioso llamadas neurotransmisores, puede causar el aumento en la experiencia de dolor en los pacientes de fibromialgia.

El componente emocional es muy común en pacientes de fibromialgia, ya que un paciente en depresión puede tener un aumento en su sensación de dolor corporal y a su vez, un paciente con dolor constante y limitante puede deprimirse.  Por otra parte, los pacientes que sufren dolor crónico limitan su actividad, causando pobre condición física, lo que a su vez agrava los síntomas.

No existe una prueba de laboratorio ni radiografía específica para diagnosticar la fibromialgia, este diagnóstico es clínico, y requiere la evaluación de un especialista mediante historial médico, y examen físico completo.  Además, es importante que se descarten otras enfermedades que presentan síntomas similares, como artritis reumatoide, lupus, artritis seronegativas, miopatías, hipotiroidismo, neuropatías, entre otros.

La Academia Americana de Reumatólogos ha establecido criterios de diagnóstico, que incluyen dolor generalizado por más de tres meses acompañado de 11 a 18 puntos de dolor.  En el examen físico, se pueden identificar puntos hipersensibles de dolor que duelen al ser presionados.

Aunque la fibromialgia no tiene cura, es vital un cuidado integrado del paciente, y existen múltiples alternativas para ayudar a controlar los síntomas de la condición.  La meta del médico es aliviar el dolor, y lograr que el paciente retome sus actividades del diario vivir.   Es importante, que sea evaluado por un médico familiarizado con este diagnóstico, es decir, con un reumatólogo.

Existen opciones de tratamiento que pueden ayudar a controlar los síntomas, volver al paciente funcional y promover una mejor calidad de vida. Para manejar esta condición se deben combinar tratamiento farmacológico y no farmacológico.  Entre los tratamientos farmacológicos se incluyen antidepresivos, analgésicos, relajantes musculares, sedativos, hipnóticos y antiepilépticos.

A partir del 2008, la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) aprobó tres medicamentos: pregabalina (Lyrica ©), duloxetina (Cymbalta ©) y minalcipram (Savella ©) para el manejo de la fibromialgia. También puede utilizarse gabapentin (Neurontin ©).

En términos del tratamiento no farmacológico, es indispensable mantener una buena alimentación, evitar comida chatarra, disminuir el consumo de azúcares refinadas, hidratarse e incorporar vegetales y frutas en la alimentación.

El ejercicio cardiovascular de cuatro a cinco veces a la semana es vital para promover bienestar y energía.  Se recomienda que los pacientes comiencen a hacer ejercicio con una cantidad de tiempo que no provoque dolor y que vayan aumentando el tiempo que se ejercitan gradualmente.

Ejemplos de este tipo de deporte, son ejercicios de bajo impacto, como caminar, nadar y bicicleta estacionaria. Es indispensable que el paciente de fibromialgia asuma un rol proactivo y se eduque sobre su condición y de ser requerido buscar evaluaciones expertas de psicólogos, fisiatras y psiquiatras.

Además, que pueda identificar causas de estrés y establezca medidas para reducirlo.  La fisioterapia y la acupuntura pueden ayudar sin la preocupación sobre efectos secundarios. Tomar un rol proactivo y seguir las indicaciones de su médico.

Recuerde que la fibromialgia no es sinónimo de incapacidad, Es necesario, mantenerse activo e informado sobre las distintas alternativas para tomar control de su enfermedad.

Ver También

Alimentos para combatir la fibromialgia

Alimentos para combatir la fibromialgia

Por: Redacción Artritis y Reumatología La fibromialgia se conoce como uno de los trastornos que …