El clima frío empeora el dolor en las articulaciones

El clima frío empeora el dolor en las articulaciones

Con frecuencia los pacientes de artritis aseguran que el dolor de sus articulaciones cambia con el clima, pues sienten que el dolor y la rigidez empeoran a medida que baja la temperatura o en otros casos cuando hay época de lluvias.

La artritis acoge a más de cien enfermedades reumáticas, estas enfermedades afectan las articulaciones, las membranas de las articulaciones y tejidos conectivos, lo que genera dolor y rigidez en diferentes partes del cuerpo. Las articulaciones son fundamentales en la realización de las diferentes actividades diarias, pero el dolor de la artritis genera un impacto en la calidad de vida de las personas.

Un nuevo estudio confirma que el clima juega un papel en el tratamiento del dolor de la artritis. Investigadores del Centro Médico Tufs- New England en Boston estudiaron datos sobre pacientes americanos con artritis de rodilla, compararon los brotes registrados con información meteorológica en el área local del paciente y descubrieron que los brotes de dolor tendían a ocurrir cuando la temperatura bajaba o la presión barométrica aumentaba qué es lo que ocurre antes que se presente una lluvia.

Los investigadores del estudio piensan que las temperaturas frías pueden afectar el rango de movimiento de una articulación, lo que hace que sea doloroso el mover más allá de cierto punto y que podría el frío podría alterar el líquido sinovial alrededor de las articulaciones. El líquido sinovial lubrica la acción de las articulaciones.

Las presiones atmosféricas pueden desempeñar un papel en la estabilización de las articulaciones, cuando la presión cae al exterior debido a los cambios del clima es posible que las articulaciones se vuelven menos estables y más susceptibles al dolor y la inflamación.

Los estudios sugieren que con las creencias del siglo XIX de que los pacientes con artritis pueden obtener mejores resultados en climas soleados y cálidos durante todo el año puede ser cierto.

Consejos:

·  Agregar mucho ácido graso omega 3 a la dieta. Son grandes fuentes de omega-3 puede comer pescado de agua dulce y la linaza o el aceite de linaza. El omega-3 tiene efecto protector sobre las articulaciones manteniéndose fluidas y sin dolor.

·  Comer alimentos ricos en selenio como el hígado, el atún y la cebada. El selenio es un potente antioxidante que ayuda a combatir los síntomas de la artritis.

·  Beber una taza de té verde todos los días ayuda con la inflamación de las articulaciones.

  • En los días fríos o durante periodos húmedos y lluviosos puede realizar masajes en sus articulaciones. Un masaje puede ayudar a aliviar el dolor muscular, estimular el flujo sanguíneo y aumentar la relajación durante los períodos de brotes de dolor a las articulaciones.
Comentarios de Facebook

Newsletter

Patrocinadores

Polimialgia reumática

Patrocinadores

¿Te gustó?

¡Compártelo en tus redes sociales!