viernes , noviembre 8 2019
Alimentos antiinflamatorios para la artritis
La artritis es una enfermedad que causa inflamación crónica y dolor en las articulaciones, desafortunadamente, no tiene cura pero hay pasos que se pueden adaptar al día a día para retardar la progresión de la enfermedad y vivir más cómodamente, como por ejemplo ingerir alimentos antiinflamatorios.

Alimentos antiinflamatorios para la artritis

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Artritis y Reumatología

La artritis es una enfermedad que causa inflamación crónica y dolor en las articulaciones, desafortunadamente, no tiene cura pero hay pasos que se pueden adaptar al día a día para retardar la progresión de la enfermedad y vivir más cómodamente, como por ejemplo ingerir alimentos antiinflamatorios.

La buena noticia es que una dieta antiinflamatoria puede hacer mucho para reducir la progresión de la enfermedad.

Independientemente del tipo de artritis que tengas (reumatoide, osteoartritis o incluso gota), los alimentos que reducen la inflamación pueden ayudar. 

Comer muchos alimentos antiinflamatorios hará una gran diferencia en tus niveles de dolor y en la flexibilidad de tus articulaciones. 

También tiene el potencial de mejorar significativamente tu salud general, reduciendo el riesgo de enfermedades como el cáncer, la diabetes y las enfermedades del corazón. 

Ajo y jengibre

Si bien ninguno de estos ingredientes es una comida en sí misma, ambos se han utilizado en la medicina holística durante siglos. 

El ajo contiene un compuesto llamado alicina que le da el distintivo sabor y olor acre. Se ha descubierto que la alicina reduce significativamente la inflamación, así como también imparte protección antioxidante. 

Las primeras investigaciones sugieren que el ajo también puede mejorar la capacidad de las células inmunitarias para fortalecer el sistema inmunológico y disminuir ciertos marcadores inflamatorios asociados con la artritis.

El jengibre tiene un efecto similar en el cuerpo que el ajo, aunque su compuesto activo principal se llama gingerol. Sin embargo, el jengibre tiene más de 200 elementos individuales que parecen funcionar juntos para reducir la inflamación y unirse con los radicales libres dañinos. 

El jengibre se puede tomar de muchas maneras, incluso como té o en comidas. Parece ser tan efectivo si se usa fresco, en polvo o seco.

Brócoli

El brócoli es un miembro de la familia crucífera de las verduras, conocido por su excelente valor nutritivo y su tendencia a producir gas. 

La razón de ambos es un compuesto llamado sulforafano, que impide que el cuerpo produzca un cierto tipo de célula que está vinculada al desarrollo de la artritis reumatoide. 

Los investigadores piensan que también puede retardar la progresión de la artritis al limitar ciertos marcadores inflamatorios.

Una cosa a tener en cuenta es que el brócoli debe cortarse para activar el sulforafano. Por ello es mejor cocinarlo al vapor, pero evita hervirlo o cocinarlo en el microondas. De esta manera maximiza el beneficio y se siente mejor después de comerlo. Cocinar el brócoli ligeramente también hace que sea menos probable que cause gases.

Bayas

Hay muchos diferentes tipos de bayas disponibles

y todas son excelentes para obtener sus antioxidantes y reducir la inflamación. 

Cada variedad ofrece una fuerte dosis de vitaminas y minerales, así como dos compuestos de plantas que se han identificado específicamente como reductores de la inflamación. 

La quercetina y la rutina trabajan juntas para bloquear los procesos en el cuerpo que causan la hinchazón.

De hecho, los estudios muestran que cuando consumes una dieta rica en bayas, puedes reducir el riesgo de desarrollar un exceso de marcadores inflamatorios en el torrente sanguíneo en un 14%. 

Las moras, los arándanos, las frambuesas y las fresas también brindan los beneficios antiinflamatorios que necesitas para reducir el dolor de la artritis.

Espinaca

La espinaca está llena de nutrientes como potasio, magnesio, folato, hierro, calcio y vitamina A. También es especialmente rica en un antioxidante llamado kaempferol, conocido por sofocar a los agentes inflamatorios asociados. con artritis reumatoide. 

Eso puede mejorar el dolor y la inflamación, además tiene el potencial de retardar la progresión de la enfermedad.

No a todos les gustan las espinacas, pero vale la pena comerlas por muchas razones, además de reducir el dolor de la artritis. Se piensa que el consumo regular, al menos un par de veces por semana, aumenta la producción de glóbulos rojos, desintoxica los metales pesados, previene el daño de los radicales libres, ayuda a combatir las infecciones e incluso reduce el riesgo de cáncer.

Pescado graso

El pescado es una gran opción porque está lleno de ácidos grasos omega-3. Estos compuestos tienen potentes propiedades antiinflamatorias. 

Algunos pescados tienen un alto contenido de omega-3, como las sardinas, el salmón, la trucha y la caballa. Estas son tus mejores opciones si deseas obtener el mayor beneficio por porción. 

El pescado también contiene una buena cantidad de vitamina D, una deficiencia de la cual se cree que está relacionada con la artritis reumatoide.

La mejor noticia es que no se necesita mucho pescado para obtener los beneficios para la salud. Solo dos porciones por semana ofrecen resultados antiinflamatorios significativos. 

Por otro lado, si no te gusta el sabor del pescado, un suplemento de aceite de pescado es una excelente opción. El aceite se suele purificar para eliminar cualquier toxina que los peces hayan ingerido durante su vida. 

Ver También

Tratamientos y recomendaciones para pacientes con gota

Tratamientos para pacientes con gota

El exceso de ácido úrico en el organismo es el causante de la gota, este se acumula en distintas partes del cuerpo como las articulaciones, los riñones o los tejidos blandos.