Input your search keywords and press Enter.

Vivir cerca de espacios verdes reduce el riesgo de obesidad en mujeres

Vivir cerca de espacios verdes reduce el riesgo de obesidad en mujeres
Foto: ShutterStock

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en todo el mundo hay más de 100 millones de personas que padecen de psoriasis. De las cuales aproximadamente un 30% sufre de artritis psoriásica, una enfermedad que aumenta su riesgo si se padece de obesidad.

Se ha comprobado que las personas con psoriasis son más susceptibles a tener un índice de masa corporal (IMC) más alto y niveles mayores de una hormona asociada a la obesidad llamada leptina.

Investigadores del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) han constatado que las mujeres que viven a menos de 300 metros de un espacio verde pueden tener reducido el riesgo a desarrollar sobrepeso y obesidad; una enfermedad que según cifras de la OMS en 2016 afecta a más de 650 millones de adultos.

Investigación a cerca de la obesidad

Según la investigación, liderada por el consorcio impulsado por La Caixa y publicada en la revista ‘International Journal of Hygiene and Environmental Health’;

“las mujeres muestran una fuerte relación entre la aparición de sobrepeso y obesidad y la falta de acceso a los espacios verdes urbanos”, una relación que no se da en el caso de los hombres.

El equipo que ha impulsado la investigación

, liderado por la investigadora Cristina O’Callaghan-Gordo, ha tomado como referencia:

El Índice de Masa Corporal (Imc) y el Índice Cintura-Cadera (Icc), además de tomar muestras de sangre o saliva de 2.354 personas de Asturias; Barcelona, Cantabria, Madrid, Murcia, Navarra y Valencia

Aunque los investigadores detallan que no tienen claros los determinantes biológicos que se esconden tras las diferencias de género; atribuyen la disparidad de los resultados a factores sociales y los diferentes usos que dan hombres y mujeres a los espacios verdes.

Además, gracias a las muestras de ADN el estudio revela una reducción del riesgo de desarrollar obesidad en aquellas personas con una genética susceptible a la patología; una interacción entre el ambiente y los genes que puede desencadenar o frenar un exceso de peso.

El comunicado concluye que “los espacios verdes dentro de los entornos urbanos fomentan la salud y el bienestar; reducen la exposición al ruido y promueven la reducción del estrés psicológico, un importante impulsor del aumento de peso”.