Seleccionar página

Nódulos de Bouchard: todo lo que debes saber

Nódulos de Bouchard: todo lo que debes saber

Los nódulos de Bouchard son un signo clásico de osteoartritis en la mano. Llevan el nombre del patólogo francés Charles-Joseph Bouchard, que estudió a los pacientes de artritis en el siglo XIX. Los nódulos de Bouchard son agrandamientos óseos de las articulaciones medias de los dedos, también conocidos como articulaciones interfalángicas proximales. Estas son las primeras articulaciones inmediatamente por encima de los nudillos.

Por su parte, los nódulos de Heberden son inflamaciones óseas similares que se desarrollan en la articulación interfalángica distal más cercana a las puntas de los dedos. Los nódulos de Bouchard son menos comunes que los nódulos de Heberden.

Síntomas

Los nódulos de Bouchard, como los nódulos de Heberden, pueden o no ser dolorosos, pero normalmente afectan el rango de movimiento de una articulación. Con el tiempo, la acumulación de tejido óseo en exceso puede hacer que los huesos se torsionen. Cuando esto sucede, a menudo puede ser difícil realizar tareas diarias como abrir un frasco, usar un abrelatas o incluso girar una llave.

Causas

Las articulaciones de la mano son las terceras estructuras más comunes afectadas por la osteoartritis, justo después de las rodillas y las caderas. En la osteoartritis de la mano, el cartílago articular de las articulaciones habrá comenzado a desgastarse, eliminando los tejidos que normalmente amortiguan el espacio articular.

A medida que esto sucede, una persona comenzará a experimentar dolor, rigidez e incluso el agrandamiento visible de la articulación. Además, el cartílago se vuelve áspero, lo que dificulta el deslizamiento de los huesos articulares entre sí. Cuando se desgasta suficiente cartílago, los huesos comienzan a rozarse entre sí, causando a menudo dolor e inflamación extremos.

La genética parece jugar un papel importante ya que los nódulos se ven comúnmente en las familias. Las mujeres también tienen 10 veces más probabilidades de ser afectadas que los hombres.

Dicho esto, el principal desencadenante de su desarrollo es el mismo que cualquier otra forma de osteoartritis: el desgaste a largo plazo de los tejidos articulares.

Diagnóstico

El nódulo de Bouchard se considera un signo característico de la osteoartritis, lo que ayuda a diferenciarlo de otros tipos de artritis, como la gota o la artritis reumatoide (AR). También se utilizarán pruebas de laboratorio para confirmar el diagnóstico.

Aunque también hay protuberancias comúnmente asociadas con la AR y la gota. Los nódulos reumatoides, se pueden observar en los pulgares y nudillos en personas con AR.

Los exámenes imagenológicos pueden ayudar a diferenciar los nódulos reumatoides y los nódulos de Bouchard, mientras que las muestras de sangre y de tejido pueden ayudar a identificar los cristales de ácido úrico asociados con la gota.

Tratamiento

El tratamiento para los nódulos de Bouchard es similar para la OA manual sin nódulos. Esto incluye:

  • Descanso de la articulación
  • Analgésicos como Tylenol (acetaminofeno) o antiinflamatorios no esteroides
  • Terapia de calor o hielo
  • La inmovilización de la articulación también se puede utilizar durante los brotes agudos para minimizar el desplazamiento de la articulación.

Una vez que se ha formado un nódulo, no es intrínsecamente doloroso, pero probablemente exacerbará cualquier dolor que ocurra con el movimiento. En esta etapa, puede ser necesaria la fisioterapia o la terapia ocupacional para garantizar mejor movilidad de las articulaciones y prevenir la discapacidad. 

Comentarios de Facebook

Newsletter

Patrocinadores

Polimialgia reumática

Patrocinadores

¿Te gustó?

¡Compártelo en tus redes sociales!