Ganar flexibilidad para cuidar las articulaciones

Ganar flexibilidad para cuidar las articulaciones

Trabajar en su flexibilidad le ayudará, además de sentirse más ligero , a cuidar y proteger las articulaciones. Si quiere evitar sentir dolor y entumecimiento en unos años, empieza ahora a ejercitarse.

Una articulación flexible tiene un rango de movimiento mucho mayor y requiere menos energía para realizar cualquier acción. Esto, traducido a la práctica, implica tres cosas:

–   Reducción de las molestias musculares y la fatiga

–   Menor riesgo de lesiones

–   Disminución del desgaste articular alejando así la artrosis.

De la mano del doctor Sagrera Ferrándiz, experto en terapias manuales, propone tres sencillos estiramientos que practicados a diario, le ayudarán a ganar flexibilidad y a sentirse mucho más ligera y sin aquel dolor general que a veces frena el ritmo del día a día.

1. Active las piernas

Estírese  sobre la esterilla y flexione las rodillas

–   Levante la pierna derecha y coja la punta de la piel con la mano del mismo lado.

–   Estire del pie suavemente hacia usted, acercando la rodilla al pecho, ayúdese empujando por detrás con la mano contraria.

–   Repita 5 veces de cada lado

Con este movimiento está estirando los músculos traseros de las piernas, los gemelos y el bíceps femoral, para sentir menos pesadez y cansancio muscular en el tren inferior.

2. Abra la cadera

Con este ejercicio trabaja la articulación del fémur con la pelvis y ayuda a estabilizar la cadera.

–   Siéntese en la postura del inicio, con las manos apoyadas en la cara interna de las rodillas, presione hacia abajo 5 segundos. Repita 5 veces el ejercicio

Trabaja el fémur en este tipo de rotación fortalece la articulación y ahora es el momento de hacerlo, para que no sufra a edades más avanzadas.

3. Estire el costado

Cruce las piernas, levante el brazo derecho y apoye el izquierdo en la otra rodilla.

–   A continuación estire el brazo elevado hacia el lado contrario. Repita 5 veces de cada lado.

–   Procure activar el músculo abdominal y dorsal en cada movimiento.

Haga la flexión lateral con volumen, como si quisiera pasar por encima de una barra que estuviera en su cintura. De este modo la cadera permanece quieta y solo moverá la columna y los músculos laterales que son los que tienen que trabajar.

Comentarios de Facebook

Newsletter

Patrocinadores

Polimialgia reumática

Patrocinadores

¿Te gustó?

¡Compártelo en tus redes sociales!