Seleccionar página

Hábitos de vida saludables para evitar molestias en la espalda

Hábitos de vida saludables para evitar molestias en la espalda

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Artritis y Reumatología

Evitar problemas de postura y patologías de espalda a futuro no es complicado; de hecho hay muchos hábitos de vida saludables que pueden contribuir a que tu espalda se mantenga sana y tu postura sea la adecuada.

Por ejemplo, practicar deportes como la natación hace que tu espalda se fortalezca en gran medida; también pueden funcionar otros deportes como hacer remo, tai chi, pilates y yoga, o si prefieres caminar puede resultar igualmente útil.

Por otro lado son indispensables las normas de higiene postural, a la hora de trabajar, de estudiar, de utilizar dispositivos electrónicos como el móvil o la computadora o al cargar peso.

Además del correcto posicionamiento de la espalda a la hora de sentarse, posándose lo más atrás posible en la silla, con la espalda recta y apoyando los codos en la mesa.

Estas sencillas claves pueden lograr mitigar problemas musculares o de espalda en el futuro tales como: escoliosis, fatiga muscular y dolor de cuello, entre otros; según el doctor Nebot, traumatólogo de los Hospitales Vithas Rey Don Jaime de Castellón, en España.

“El deporte fortalece la musculatura de la espalda, además de proporcionar una saludable forma física y psíquica. Con la práctica deportiva, la espalda se hace más potente, resistente y elástica”, afirma el galeno. 

Causas

Al contrario de lo que se piensa, los problemas y dolores de espalda no son sólo producto de grandes esfuerzos, sino que pueden ser provocados por no implementar las normas de higiene postural de manera correcta, adoptar malas posiciones, sedentarismo y movimientos incorrectos. 

Tips 


También es importante la elección correcta de las mochilas, para evitar contracturas, alteraciones postulares, e incluso patologías como la escoliosis. 

Lo ideal es llevar en la maleta solo lo que se necesita diariamente, que sea poco peso, que se pueda graduar según la talla y que el soporte lumbar sea acolchado.

La mochila hay que colgarla con las dos asas a los hombros, en la zona dorsal, llegando hasta las lumbares, nunca colgando por debajo de estos segmentos de la columna vertebral, es decir, que la parte inferior no esté debajo de la cintura y la superior sobre el cuello. 

Comentarios de Facebook

Newsletter

Patrocinadores

Polimialgia reumática

Patrocinadores

¿Te gustó?

¡Compártelo en tus redes sociales!