5 antiinflamatorios naturales para tratar el dolor articular

5 antiinflamatorios naturales para tratar el dolor articular

La inflamación de una rodilla por desgaste de la articulación o experimentar dolor en los dedos de las manos o de los pies son habituales que casi siempre obligan a tener que recurrir a un fármaco para eliminar dicha molestia.

Ahora bien, existen maravillosos antiinflamatorios naturales que pueden aliviar el dolor articular de forma muy efectiva. Obviamente, siempre se debe seguir en primer lugar las prescripciones médicas, pero cuando esté en casa y sienta la necesidad de tomarse un calmante o el clásico ibuprofeno, recurra antes a estos antiinflamatorios naturales y podrá sentir el alivio que ofrecen.

El romero:

El romero es una hierba aromática y medicinal muy habitual en la dieta mediterránea que aporta un sabor característico a los platos y que además es muy utilizada en todo tipo de remedios caseros. También tienen la propiedad de actuar del mismo modo que un calmante, es muy bueno para reducir todo tipo de dolores articulares.

Esto se debe básicamente a que en su composición dispone de ácido ursólico, el cual combate de forma muy efectiva este tipo de infecciones que se producen alrededor de los cartílagos o en las articulaciones de manos y rodillas y sin provocar ningún efecto secundario.

Ingredientes:

–   200 gramos de romero

–   2 vasos de agua (400 ml)

Procedimiento:

No tiene más que realizar una infusión. Cuando el agua esté hirviendo, añada las ramas de romero para que se destilan las propiedades a lo largo de 20 minutos. Pasado este tiempo, deje que repose. Puede tomar dos tazas al día.

Cola de caballo:

Puede conseguir cola de caballo en farmacias y tiendas naturales especializadas. Lo maravilloso de la cola de caballo es que además de alzarse como uno de los mejores antiinflamatorios naturales, es una planta que aporta numerosos minerales y vitaminas

Preparación:

En una infusión, lo toma dos veces al día, con esta infusión sentirá alivio.

La cúrcuma:

Esta especia, originaria de Asia y que aporta un atractivo color a nuestras comidas, es fabulosa para tratar el dolor articular. No dude en probarla antes de recurrir a fármacos cuando sienta dolor.

Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antioxidantes, combate muy adecuadamente todos estos procesos infecciosos en que el cuerpo debe reparar y desintoxica cualquier tejido herido. Para beneficiarse de la cúrcuma, puede prepararse una rica infusión del siguiente modo:

Ingredientes:

–   Una cucharada de cúrcuma (20 gramos)

–   3 tazas de agua (750 ml)

–   3 cucharadas de miel (60 gramos)

Procedimiento

Empezará calentando el agua. Cuando vea que ha empezado a hervir, añada la cucharada de cúrcuma. Verá que de inmediato, el agua adquiere un color amarillento muy atractivo. Permite que siga en ebullición durante 10 minutos para después dejar que repose.

El siguiente paso es colar el contenido y añadir las tres cucharadas de miel. Puede beberlo con regularidad a lo largo del todo el día para tratar la inflamación y el dolor articular.

El jengibre:

Esta raíz medicinal es posiblemente uno de los mejores antiinflamatorios naturales, muy adecuado también para tratar los procesos relacionados con el dolor articular. Así que en los días en que padezca de estos sufrimientos, no dude en prepararse el siguiente remedio.

Ingredientes:

–   200 gramos de raíz de jengibre rallada

–   Dos vasos de agua (400 ml)

–   2 cucharadas de miel

Procedimiento:

Igual que en los ejemplos anteriores, hará una infusión con la planta medicinal. En este caso, cuando el agua esté hirviendo añada el jengibre para que se haga una cocción a lo largo de 20 minutos. Pasado ese tiempo, deje que repose 10 minutos para que después colar el contenido.

El siguiente paso será añadir las dos cucharadas de miel. Cómo ve, la miel es un ingrediente imprescindible en este tipo de remedios ya que, gracias a sus propiedades naturales, también combate muy efectivamente todo tipo de dolor articular. Recuerde beber dos tazas al día. Le dará buen resultado.

Lino o linaza

Las semillas de lino o linaza se pueden encontrar fácilmente en tiendas naturales especializadas. No son costosas y actúan como antiinflamatorios naturales para tratar el dolor articular por lo siguiente:

–   Por su composición a base de Omega 3 de origen natural: gracias a ello, refuerzan el sistema inmune y ayudan al cuerpo a combatir esas infecciones que se crean alrededor de las articulaciones. Merece la pena recordar que a la hora de tomar Omega 3 siempre será más recomendable que sea de origen vegetal ya que si procede de grasas animales, conseguirán todo lo contrario, es decir inflamarse.

–   Se tomará dos cucharadas diarias (unos 40 gramos). Puede tomarlas de forma natural o añadiendoles en sus ensaladas, pero nunca la cocine, porque entonces perderá gran parte de ese Omega 3, además se digieren mal. Así que recuerde tomarlas de forma natural cada día, como esas vitaminas a las que se acostumbra y que tanto cuida de usted.

Siempre será más adecuado recurrir primero a estos antiinflamatorios naturales que a los fármacos normales. No obstante, siga cada recomendación que le sugiera su médico.

Comentarios de Facebook

Newsletter

Patrocinadores

Polimialgia reumática

Patrocinadores

¿Te gustó?

¡Compártelo en tus redes sociales!