domingo , agosto 19 2018
puerto rico medical defence

Síndrome de fatiga crónica

¿Qué es?

El Síndrome de fatiga crónica, SFC, es un estado de cansancio profundo que dura al menos seis meses y que no mejora con el reposo e incluso puede empeorar con la actividad física o mental. La fatiga interfiere fuertemente con las actividades cotidianas y el trabajo.

¿Cuál es la causa?

No está clara la causa del SFC. Se cree que tiene diversos desencadenantes. Algunos de ellos podrían ser infecciones, problemas inmunológicos, presión sanguínea anormalmente baja que causa desvanecimiento, deficiencias alimenticias y estrés que activa la respuesta del sistema central al estrés (eje hipotalámico-hipofisario-adrenal o Eje HHA).

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas se parecen a los de la gripe: debilidad, dolor muscular y articular, agotamiento, nódulos linfáticos sensibles al dolor, fiebre baja, cefalea, mareo y dificultad para dormir. También son comunes los problemas de memoria y concentración. El malestar generalizado de sentirse enfermo constantemente conduce a una disminución en el desenvolvimiento de las actividades diarias.

Muchas personas con SFC pueden experimentar otros síntomas como colon irritable; depresión u otros problemas psicológicos; escalofríos y bochornos; molestias visuales; falta de claridad mental; dificultad para mantenerse de pie; mareos y problemas del equilibrio; desmayos; alergias o sensibilidad inusual a alimentos, olores, químicos, medicinas o ruido.

¿Cómo se diagnostica?

No existen pruebas o exámenes para diagnosticar el SFC. Para llegar a ello, el doctor debe primero de descartar otras posibles enfermedades tratables que compartan los mismos síntomas. Al inicio el doctor le tomará al paciente su historia clínica detallada, seguida de un examen físico y mental completo. A continuación, una serie de análisis de laboratorio ayudarán a identificar o descartar otras posibles causas.

Para ser diagnosticado con SFC, cuatro o más de estos ocho síntomas deben estar presentes al mismo tiempo:

  • Luego del ejercicio o el trabajo, un malestar que dura más de 24 horas
  • Sentirse cansado después de dormir por la noche
  • Empeoramiento apreciable de la memoria o concentración
  • Dolor muscular
  • Dolor en las articulaciones sin enrojecimiento o hinchazón
  • Cefaleas nuevas, inusuales
  • Inflamación de los nódulos linfáticos del cuello o la axila
  • Dolor de garganta recurrente

Opciones de tratamiento

No hay cura ni medicamentos con receta desarrollados específicamente para el síndrome de fatiga crónica. La meta principal del tratamiento es el alivio de los síntomas. Por lo tanto, un manejo exitoso del SFC requiere de la colaboración entre el paciente y su equipo de atención médica, que puede incluir especialistas en rehabilitación y en salud mental, así como terapeutas. Un programa de tratamiento personalizado adecuado a las necesidades del paciente combina terapias para combatir los síntomas, enseña técnicas de autoayuda y del manejo de las actividades cotidianas.

Autocuidado

Vivir con síndrome de fatiga crónica tal vez no sea fácil, y quizá tenga que hacer ajustes importantes de estilo de vida. Los sentimientos de culpa, ansiedad, enojo y soledad son comunes. Las emociones no resueltas y el estrés pueden empeorar los síntomas y dificultar la recuperación. Los grupos de apoyo o un psicoterapeuta acreditado pueden ayudarle a manejar y lidiar con la enfermedad.

Una alimentación adecuada y actividad física regular, dentro de lo posible, son esenciales y pueden contribuir al bienestar a largo plazo.

Fuente: Arthritis Today

Ver También

5 aspectos que un paciente con psoriasis debe consultar con el dermatólogo

5 Aspectos que un paciente con psoriasis debe consultar con el dermatólogo

puerto rico medical defence