Seleccionar página

Los espolones óseos: protuberancias en las articulaciones

Los espolones óseos: protuberancias en las articulaciones

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Artritis y Reumatología

Los espolones óseos son protuberancias óseas que aparecen a lo largo de los bordes de los huesos. Los espolones óseos (osteofitos), a menudo, se forman donde los huesos se unen unos con otros, en las articulaciones. También pueden formarse en los huesos de la columna vertebral.

La principal causa de los espolones óseos es el daño en las articulaciones asociados con la osteoartritis. La mayoría de los espolones óseos no producen síntomas y pueden pasar inadvertidos durante muchos años y es probable que no requieran tratamiento. Si se requiere tratamiento, este dependerá de dónde se encuentren ubicados los espolones y cómo afectan en la salud del paciente.

Síntomas

La mayoría de los espolones óseos no causan signos ni síntomas. Es posible que la persona no se dé cuenta de que tiene espolones óseos hasta que una radiografía, que se realice por otra afección, revele los crecimientos. Sin embargo, en algunos casos, los espolones óseos pueden provocar dolor y pérdida de movimiento de las articulaciones.

Los síntomas específicos dependen de dónde se encuentren estos espolones óseos como:

·  Rodilla: los espolones óseos de la rodilla pueden causar dolor al extender o doblar la pierna.

·  Columna vertebral: en las vértebras, los espolones óseos pueden reducir el espacio donde se encuentra la médula espinal. Esos espolones óseos pueden comprimir la médula espinal o sus raíces nerviosas y pueden provocar debilidad o entumecimiento en los brazos o en las piernas.  

·  Cadera: los espolones óseos pueden generar dolor cuando se mueve la cadera, aunque es posible que sienta dolor en la rodilla. Según su ubicación, los espolones óseos pueden disminuir la amplitud de movimiento de la articulación de la cadera.

Causa

El daño articular de la artrosis es la causa más frecuente de los espolones óseos. A medida que la artrosis desgarra el cartílago que amortigua los extremos de los huesos, el organismo intenta reparar la pérdida generando espolones óseos cerca de la zona dañada.

Factores de riesgo

El riesgo de tener osteofitos es mayor en las personas que tienen artritis.

Diagnóstico

Durante la exploración el médico puede palpar alrededor de la articulación para localizar el dolor, también puede pedir radiografías u otras pruebas de diagnóstico por imágenes para observar el estado de las articulaciones y los huesos.

Tratamiento

Si los espolones óseos causan dolor, el médico puede recomendar analgésicos de venta libre como paracetamol (acetaminofeno) (Tylenol u otros), ibuprofeno (Advil, motrin IB) o naproxeno sódico (aleve).

Comentarios de Facebook

Newsletter

Patrocinadores

Polimialgia reumática

Patrocinadores

¿Te gustó?

¡Compártelo en tus redes sociales!