Input your search keywords and press Enter.

Diferencias de género son importantes en tratamiento de la artritis psoriásica y la espondiloartritis axial

Las diferencias de sexo y género entre los pacientes con artritis psoriásica y espondiloartritis axial pueden explicar por qué las mujeres experimentan mayores retrasos en el diagnóstico, una mayor carga de enfermedad y una menor respuesta a los fármacos.

Se ha visto que en la espondiloartritis axial, en particular, las mujeres tienen un mayor retraso en el diagnóstico. En cualquier caso, se tarda bastante tiempo en obtener un diagnóstico en la espondiloartritis axial aunque parece que está mejorando, pero está claro que las mujeres van por detrás de los hombres. Tanto en la artritis psoriásica como en la espondiloartritis axial, se observan niveles más altos de carga de la enfermedad y, en algunos ámbitos particulares, también un mayor nivel de actividad de la enfermedad.

“Está claro que en la espondiloartritis axial las mujeres responden peor a los medicamentos biológicos. Eso no está tan claro en la artritis psoriásica; que en general las tasas de respuesta son similares. Sin embargo, eso se traduce en una menor probabilidad de alcanzar los objetivos terapéuticos, debido a ese mayor nivel de actividad de la enfermedad de partida.

Esta brecha puede explicarse explorando las diferencias tanto de sexo como de género entre los pacientes. En cuanto al sexo que se relaciona con los aspectos sociales y el papel que uno desempeña en la sociedad, los proveedores pueden esperar algunas diferencias psicológicas, así como diferencias en las presiones sociales ejercidas sobre el individuo, entre hombres y mujeres. Por su parte, el sexo abarca las diferencias biológicas incluida la genética, la anatomía y la fisiología entre pacientes masculinos y femeninos.

En cuanto a las diferencias de sexo, las mujeres tienen riñones más pequeños y es probable que presenten una menor tasa de eliminación de fármacos, así como un hígado más pequeño y, por tanto, un menor metabolismo de primer paso de los fármacos, explicó. Además, las mujeres tienen un pH más alto en el estómago, lo que puede afectar a los fármacos orales, así como un mayor tiempo de tránsito intestinal y un mayor porcentaje de grasa corporal, lo que puede ser relevante para la inflamación.

También hay diferencias en las respuestas inmunitarias entre ambos sexos. Según Coates, se cree que las mujeres son menos vulnerables a las infecciones y demuestran una mayor actividad de su sistema inmunitario. Además, los estrógenos proporcionan una mayor producción de anticuerpos. Las pacientes femeninas también muestran un mayor riesgo de padecer enfermedades autoinmunes, en comparación con los hombres.

Por el contrario, los varones jóvenes pueden mostrar respuestas inflamatorias muy elevadas tras una infección. Sin embargo, la presencia de testosterona se asocia a una menor formación de anticuerpos e inflamación.

“También hay algunos datos interesantes sobre el papel de la testosterona en el dolor, que sugieren que puede ser un importante regulador y modulador del dolor, lo que puede explicar algunas de las diferencias en las puntuaciones de dolor que vemos en hombres y mujeres”, dijo Coates.

En cuanto al papel del género, afirmó que el patrón de vida de una persona puede influir en gran medida en el tratamiento de la artritis psoriásica o la espondiloartritis axial. Las complicaciones pueden incluir las preocupaciones y consideraciones sobre la relación, la carrera y la educación del paciente.

“Es realmente importante que seamos proactivos a la hora de tratar estas cuestiones, abordando de forma proactiva estos temas en torno al embarazo, la lactancia y la planificación de la familia, para que las mujeres puedan conseguir todo lo que desean en su vida personal y médica”, apuntó Coates.

“Creo que de cara al futuro, está claro que este es un tema candente en el campo de la espondiloartritis –comentó-. Hemos visto un gran aumento en el número de estudios que analizan esto, así como en el número de investigaciones que empiezan a separar sus datos para hombres y mujeres. Así que esperamos tener más datos que nos guíen en el futuro, pero puede ser que tengamos que pensar en cómo tratamos a los hombres y a las mujeres de manera un poco diferente en términos de lo que esperamos para la actividad de la enfermedad, lo agresivos que tenemos que ser para controlar la enfermedad, y tratar de llevar a las personas a un punto en el que su enfermedad está bien controlada, el impacto de la enfermedad se minimiza, y pueden volver a su vida normal”.

Comentarios de Facebook