Seleccionar página

Linfedema: causas, síntomas y tratamiento

Linfedema: causas, síntomas y tratamiento

Por: Redacción Artritis y Reumatología

Hoy 6 de marzo se celebra el Día Internacional del Linfedema. El linfedema es la inflamación crónica de una parte del cuerpo, generalmente brazos o piernas, debido a la acumulación de linfa (líquido rico en proteínas) debido a la sobrecarga del sistema linfático, que excede a su capacidad de drenaje. El linfedema es una de las secuelas más comunes en el tratamiento del cáncer de mama. Generalmente ocurre en los brazos y las piernas, pero también puede ocurrir en otras partes del cuerpo. Esta hinchazón puede causar dolor y limitar el movimiento del área afectada.

Causas y tipos

Si tu sistema linfático está dañado o existe una obstrucción, el líquido puede acumularse en el tejido blando debajo de tu piel.

Existen dos tipos de linfedema:

El linfedema secundario es causado por otra afección o enfermedad que daña los vasos o ganglios linfáticos. El linfedema secundario puede ser causado por:

  • Una infección en los ganglios linfáticos
  • Parásitos
  • Cáncer o tratamiento con radiación para el cáncer
  • Cirugía
  • Extirpación de ganglios linfáticos
  • Lesión

El linfedema primario es mucho menos común. Es un problema genético que ocurre porque los ganglios linfáticos o los vasos sanguíneos no están adecuadamente desarrollados.

Síntomas

El síntoma más común del linfedema es la inflamación en uno o ambos brazos o piernas. Esta hinchazón, que puede extenderse hasta los dedos de las manos o de los pies, generalmente se desarrolla gradualmente con el tiempo.

Al principio, la hinchazón es suave y fluida. Con el tiempo, puede volverse más densa y fibrosa, y puede hacer que su piel se vea granulosa. Usted también podría tener dolor, pesadez o un rango limitado de movimiento en la extremidad afectada, lo cual puede dificultar el ejercicio o la realización de otras actividades.

Con el tiempo, estos síntomas pueden llevar a otros problemas, incluyendo infección y, en casos raros, cáncer. Si la hinchazón en tu brazo o pierna no desaparece, debes consultar a tu médico.

Diagnóstico

Tu médico querrá saber acerca de tu historial médico. También se le pueden hacer exámenes imagenológicos para ayudar a diagnosticar el problema.

Una linfocentellografía es una exploración que puede detectar obstrucciones o ausencia de vasos linfáticos. Se realiza mediante la inyección de material radiactivo. Otros exámenes para investigar la causa de la hinchazón abarcan resonancia magnética, tomografía computarizada y ecografía.

Prendas de compresión: Estas mangas de tela aplican presión al miembro afectado para ayudar a que el líquido linfático circule.

Dispositivos de compresión: Estas mangas de compresión están conectadas a una bomba que automáticamente aplica y elimina la presión sobre su extremidad en un horario programado para prevenir la acumulación de linfa.

Ejercicio: Los ejercicios suaves pueden promover el drenaje linfático y fortalecer la extremidad afectada.

Vendas: Envueltos de la manera correcta, estos pueden ayudar a empujar el líquido linfático hacia el tronco de su cuerpo. También puedes usarlos para ayudar a prevenir que el líquido linfático regrese a la extremidad afectada.

Masaje: Un profesional especialmente capacitado puede realizar un ligero masaje para ayudar a mover el líquido desde las áreas de hinchazón a otras áreas donde los vasos linfáticos de trabajo pueden llevárselo. Puedes incluso aprender a usar estas técnicas de masaje ti mismo.

Comentarios de Facebook

Newsletter

Patrocinadores

Polimialgia reumática

Patrocinadores

¿Te gustó?

¡Compártelo en tus redes sociales!