domingo , mayo 19 2019
El ABC de la condromalacia
Esta afección es común entre jóvenes y atletas, pero también puede ocurrir en adultos mayores que tienen artritis de la rodilla.

El ABC de la condromalacia

Por: Redacción Artritis y Reumatología

La condromalacia rotuliana, también conocida como “rodilla de corredor”, es una afección. En esta, el cartílago de la parte inferior de la rótula se deteriora y se ablanda. Esta afección es común entre jóvenes y atletas, pero también puede ocurrir en adultos mayores que tienen artritis de la rodilla.

La condromalacia a menudo se considera una lesión por uso excesivo en los deportes y, a veces, tomarse unos días libres del entrenamiento puede producir buenos resultados. En otros casos, la causa es una alineación inadecuada de la rodilla y el simple hecho de descansar no proporciona alivio.

Los síntomas de la rodilla de corredor son dolor de rodilla y sensaciones de rechinar, pero muchas personas que la tienen nunca buscan tratamiento médico.

¿Qué causa la condromalacia rotuliana?

La rótula normalmente reside sobre la parte frontal de la articulación de la rodilla. Cuando usted dobla la rodilla, la parte posterior de la rótula se desliza sobre el cartílago del fémur, o hueso del muslo, en la rodilla. Los tendones y ligamentos unen la rótula a la espinilla y al músculo del muslo.

Cuando cualquiera de estos componentes no se mueve correctamente, puede causar que la rótula se roce contra el hueso del muslo. Este roce anormal puede llevar a un deterioro de la rótula, lo que resulta en condromalacia rotuliana o rodilla de corredor.

El movimiento inadecuado de la rótula puede ser el resultado de:

  • Mala alineación debido a una condición congénita
  • Tendones de la corva y cuádriceps débiles (los músculos de la parte posterior y anterior de los muslos, respectivamente)
  • Desequilibrio muscular entre los aductores y los abductores (los músculos de la parte exterior e interior de los muslos).
  • Estrés repetido en las articulaciones de la rodilla, como por ejemplo al correr, esquiar o saltar.
  • Un golpe o trauma directo en la rótula

Consejos para prevenir la condromalacia rotuliana

Usted puede ayudar a reducir su riesgo de desarrollar la rodilla de corredor siguiendo estas recomendaciones:

  • Evite el estrés repetido en las rodillas. Use rodilleras si tiene que pasar tiempo de rodillas.
  • Crear el equilibrio muscular mediante el fortalecimiento de los cuádriceps, tendones de la corva, abductores y aductores.
  • Use plantillas de calzado que corrijan los pies planos aumentando el arco. Esto disminuirá la cantidad de presión ejercida sobre las rodillas y puede realinear la rótula.

Finalmente, el exceso de peso corporal puede estresar sus rodillas. Mantener un peso corporal saludable puede ayudar a aliviar la presión de las rodillas y otras articulaciones.

Usted puede tomar medidas para perder peso reduciendo su consumo de azúcar y grasa, comiendo muchas verduras, frutas y granos enteros y haciendo ejercicio durante al menos 30 minutos al día, cinco veces a la semana.

Ver También

Síndrome de ojo seco: principales recomendaciones

Síndrome de ojo seco: principales recomendaciones

Por: Redacción Artritis y Reumatología Cuando se tiene sequedad ocular debido a escasez en la …