domingo , noviembre 10 2019
Alimentos que debes evitar para no tener dolor de espalda
La espalda es una parte muy importante de nuestro cuerpo, ya que desempeña un papel fundamental en casi todos los movimientos que realizamos. Sin embargo cuando tenemos dolor en esta área vemos comprometida de manera significativa nuestra actividad diaria.

Alimentos que debes evitar para no tener dolor de espalda

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Artritis y Reumatología

La espalda es una parte muy importante de nuestro cuerpo, ya que desempeña un papel fundamental en casi todos los movimientos que realizamos. Sin embargo cuando tenemos dolor en esta área vemos comprometida de manera significativa  nuestra actividad diaria.

Dolor crónico de espalda

El dolor crónico puede tener todo tipo de efectos mentales y físicos, lo que lleva a la depresión o la ansiedad aparte del padecimiento.

Afortunadamente, hay métodos que pueden ayudar a aliviar el dolor. Estos métodos implican evitar ciertos alimentos desencadenantes que pueden provocar una inflamación. 

Si bien la inflamación es un elemento natural del sistema inmunológico, cuando el problema es crónico, la inflamación causa mucho daño.

Estos son los peores 7 alimentos y tipos de alimentos que pueden contribuir de gran manera al dolor de espalda. Algunos de estos podrían ser difíciles de evitar, pero la mejor recompensa es no sentir dolor. 

Azúcares agregados

Probablemente has escuchado mucho acerca del azúcar en los últimos años. Después de la década de 1980, cuando los productores de azúcar financiaron una serie de investigaciones que intentaban culpar a la grasa de la salud crónica, comenzó a surgir la verdadera historia del azúcar.

Esta materia blanca está directamente vinculada a muchas enfermedades incluyendo la obesidad, la diabetes, el cáncer y la inflamación crónica.

El azúcar causa inflamación porque cuando interactúa con las proteínas y las grasas en el cuerpo, se producen productos finales de la glicación avanzada en grandes cantidades. 

Se sabe que los productos finales de la glicación avanzada causan inflamación y aceleran el envejecimiento, cuyos efectos se pueden ver y sentir. 

Es mejor confiar en la fruta entera para un toque de dulzura cuando lo necesites, y recortar la mayor cantidad de azúcar agregada, que se encuentra en los refrescos, las bebidas energéticas, los productos horneados, los alimentos procesados y los dulces.

Aspartamo

Desafortunadamente, los edulcorantes artificiales no son mejores que el azúcar natural cuando se trata de la salud. 

El problema es que estos sustitutos del azúcar se fabrican completamente en un laboratorio y es posible que tu cuerpo ni siquiera los reconozca como alimentos. 

Por ello cuando el sistema inmunológico identifica a un “extraño”, el resultado es la inflamación, que es exactamente lo contrario de lo que se quiere lograr.

El aspartamo es un conocido ofensor cuando se trata de este problema. Algunos estudios han indicado que el aspartamo puede causar brotes de dolor de artritis e incluso causar artritis en personas que no la tenían. 

Por ello si la artritis es la causa de tu dolor de espalda, o si hereditario, ten especial cuidado con los riesgos de los edulcorantes artificiales.

Café

Si eres una de esas personas que no pueden imaginar las mañanas sin café. Lamentablemente, a pesar de los beneficios generales para la salud, se ha descubierto que el café aumenta el riesgo de artritis reumatoide. Incluso el descafeinado, el café parece desencadenar el factor reumatoide.

Pero si tu sufrimiento no está relacionado con la artritis, hay algo de esperanza. Muchos expertos en quiropráctica señalan que la cafeína en el café es el principal desencadenante del dolor de espalda. 

Esto se debe a que la cafeína empeora condiciones como el estrés, la inflamación crónica, la ansiedad y los problemas de sueño, lo cual puede exacerbar el dolor de espalda. 

En primera instancia se podría cambiar a descafeinado a ver si los síntomas desaparecen.

Productos lácteos

Los lácteos contienen una proteína llamada caseína que es un alérgeno común entre los adultos. Si tu cuerpo batalla en digerir la caseína, el resultado es la inflamación. 

Esto causará la irritación del tejido que rodea las articulaciones, incluida la columna vertebral. La leche es generalmente el peor infractor, no obstante también debes evitar los productos hechos con leche, como la mantequilla, el queso, los productos horneados, las salsas y sopas a base de crema.

Curiosamente, la leche cruda tiende a ser menos problemática que la leche pasteurizada. Pero si luchas contra el dolor de espalda crónico, es bueno experimentar

eliminando todos los productos lácteos. 

La proteína puede reemplazarse aumentando la ingesta de alimentos como las lentejas, las mantequillas de cacahuate, el tofu, los frijoles, la quinoa y la espinaca. Una vez que determines cómo responde tu cuerpo, puedes volver a agregar gradualmente productos lácteos más seguros, como leche cruda y yogur sin azúcar.

Las grasas saturadas

Hemos indicado que el azúcar y los suplementos de azúcar son uniformemente problemáticos, pero hay una distinción que se debe hacer cuando se trata de grasa. 

La grasa saturada puede tener efectos negativos en todo el cuerpo, desde su sistema cardiovascular hasta sus articulaciones. 

Sin embargo, las grasas no saturadas son saludables y pueden reducir la inflamación que causa el dolor de espalda. 

Algunas buenas fuentes de grasa no saturada incluyen aguacates, nueces y pescado.

Sin embargo, es mejor abstenerse de alimentos chatarra procesados, especialmente comidas rápidas, que son extremadamente altas en grasas saturadas. 

La carne roja y los productos lácteos enteros también son grandes culpables. Demasiada grasa saturada puede hacer que aumentes de peso y poner más estrés en tu espalda, además de provocar una inflamación dolorosa.

Carbohidratos refinados

Los carbohidratos refinados provienen de granos que han sido procesados en gran medida para crear harina blanca. 

Desafortunadamente, los granos refinados están en todas partes: en pan blanco y productos de pan, la mayoría de todos los alimentos envasados, productos horneados comerciales, e incluso sopas y salsas. Para evitar o simplemente reducir el consumo de carbohidratos refinados, es mejor preparar la mayoría de sus comidas en casa con productos de granos integrales.

La razón por la que es importante evitar los carbohidratos refinados si tiene dolor de espalda crónico es que estas harinas aumentan el nivel de citoquinas en la sangre, lo que hace que la inflamación se salga de control. Además, las harinas blancas no tienen valor nutricional; Toda la nutrición ha sido procesada.

Aceite de maíz / Omega-6s

Aquí hay un ingrediente que no es del todo malo, pero que debe consumirse con moderación. 

El aceite de maíz contiene una gran cantidad de ácidos grasos omega 6, que son compuestos que nuestros cuerpos realmente necesitan. 

Sin embargo, los omega-6 trabajan en conjunto con los omega-3 y se debe lograr un delicado equilibrio para que este proceso funcione. Necesitamos mucho más omega-3 que omega-6, pero la mayoría de nosotros tenemos la ecuación al revés.

Cuando este balance crítico se invierte, se produce un proceso inflamatorio. 

Reducir el consumo de omega-6 evitando aceites como de la semilla de uva, cártamo, vegetales, cacahuates y soja. Recuerda revisar las etiquetas en los aderezos para ensaladas y salsas para asegurarte de que no contengan estos aceites.

La espalda como parte fundamental

El dolor de espalda puede afectar seriamente tu calidad de vida además de que es difícil de manejar. Por ello es importante trabajar de cerca con tu médico de confianza para mitigar tu dolor y tratar la condición subyacente que lo causa. 

La medicación e incluso la cirugía pueden ser requeridas, pero no olvides que las opciones de estilo de vida pueden hacer una gran diferencia en tu dolor de día a día.

evitar estos 7 alimentos inflamatorios, disminuirá los niveles de dolor de forma natural y mejorará la salud general.

Ver También

Verduras para la artritis

Verduras para la artritis

Las verduras son ricas en antioxidantes y otros nutrientes que protegen contra el daño celular y disminuyen la inflamación en todo el cuerpo; incluyendo las articulaciones. Es por ello que para las personas con artritis, la sección de frutas y verduras nunca debe pasar desapercibida a la hora de ir a mercar.