Input your search keywords and press Enter.

Artritis séptica y la infección en las articulaciones

Artritis séptica

Esta enfermedad es una infección dolorosa que afecta las articulaciones, la infección es causada por los gérmenes que se propagan en el torrente sanguíneo desde otra parte del cuerpo. La artritis séptica también ocurre cuando, debido a una lesión penetrante, los gérmenes atacan directamente a la articulación y puede atacar rápida y gravemente el cartílago y el hueso dentro de la articulación por lo que es crucial tener un tratamiento inmediato. Esta afección con frecuencia ataca a personas mayores de 60 años que padezcan una enfermedad coexistente como la diabetes. Las rodillas son las más afectadas, pero este tipo de artritis también puede afectar las caderas y los hombros. 

El tratamiento implica el drenaje de la articulación con una aguja o a través de un procedimiento quirúrgico. Con frecuencia también se necesitan antibióticos para tratar la infección.

Causas

Las infecciones pueden causar artritis ya sea directa o indirectamente. En una infección directa, el agente infeccioso se encuentra en la articulación, en la mayoría de los casos, la infección comienza en otra área del cuerpo y viaja a través del torrente sanguíneo o la articulación. En otros casos, la infección puede entrar directamente en la articulación por medio de una lesión en la misma o en raras ocasiones, durante una cirugía o inyecciones articulares.

Una vez que la infección ingresa en la articulación, los leucocitos que son las células del sistema inmunológico encargadas de eliminar la infección, se agrupan y causan inflamación articular. En algunos casos, como en la fiebre reumática los anticuerpos que el organismo crea para combatir la infección bacteriana por error atacan al tejido articular y como resultado se da artritis.

La artritis ligada a infecciones virales, hace que los complejos inmunológicos que se forman como resultado de la batalla del cuerpo contra el virus, en vez de los propios virus, pueden depositarse en las articulaciones culminar en artritis.

Bacterias y virus más frecuentes que causan artritis

Las causas bacterianas comunes incluyen gonococo, bacteria que causa la enfermedad de transmisión sexual gonorrea; estreptococo la responsable del dolor de garganta que es la causante de la fiebre reumática; estafilococo, esta produce sinusitis e infecciones dermatológicas y neumococo la cual es responsable de neumonía.

Por su parte, los virus comúnmente implicados son el parvovirus B19, la que está detrás del eritema infeccioso o quinta enfermedad en niños; virus de Epstein que causa mononucleosis infecciosa; el virus de la hepatitis B y la hepatitis C y, por último, el virus de la inmunodeficiencia humana VIH responsable del SIDA.

Síntomas

Los síntomas de la artritis séptica cambian dependiendo de la gravedad y el tipo de infección que se tenga.

·  Dolor articular

·  Aumento de la temperatura en la articulación

·  Enrojecimiento

·  Inflamación

·  Fiebre

·  Escalofrío

·  Movilidad limitada de la articulación afectada

Diagnóstico

El historial clínico es el más importante puede debe realizarse un reconocimiento físico, pues los síntomas específicos que manifiestan los pacientes pueden guiar al especialista para que dé un diagnóstico en particular. Los médicos confirman el diagnóstico o descartan la artritis séptica a través de un análisis de sangre o al tomar muestra de fluidos de las articulaciones. Si la infección es causada por una bacteria, las pruebas de líquido articular pueden ayudar a identificar la bacteria en cuestión y con esto se podrá dar el antibiótico adecuado para el tratamiento.

Tratamiento

El tratamiento se determina según los agentes infecciosos responsables de la infección y otros factores, si la infección es causada por una bacteria, el tratamiento por lo general consiste en dos o cuatro semanas de antibióticos intravenosos, a veces seguido de una dosis alta de antibióticos orales por varias semanas más dependiendo de la respuesta.

En otros casos más complejos requieren de drenaje frecuente del líquido sinovial o cirugía para retirar fluidos o tejidos infectados, también se puede utilizar antiinflamatorios no esteroides y otros analgésicos para mitigar los síntomas. El tratamiento también consiste en descansar y proteger la articulación durante la fase aguda.

Comentarios de Facebook