Aprende a disfrutar aún con Artritis Reumatoide

Por: Dra. Amarilis J. Pérez de Jesús,
Reumatóloga


La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune en la que se inflaman simétricamente las articulaciones, incluyendo habitualmente las de las manos y pies, dando lugar a hinchazón, dolor, entumecimiento y enrojecimiento de la articulación.  En algunas  personas con artritis reumatoide la inflamación crónica provoca destrucción de los cartílagos, huesos y ligamentos causando deformidad en la articulación.

La artritis reumatoide se presenta en primer lugar en individuos de entre 25 y 50 años de edad, pero puede hacerlo a cualquier edad. En algunos casos, la enfermedad se resuelve de forma espontánea y el tratamiento alivia los síntomas en tres de cada cuatro personas. Sin embargo, al menos 1 de cada 10 personas queda discapacitada.

SÍNTOMAS:  

La artritis reumatoidea afecta generalmente las articulaciones en ambos lados del cuerpo por igual. Las muñecas, las rodillas, los dedos de las manos y los tobillos son los que resultan comprometidos con mayor frecuencia.

Los síntomas articulares pueden abarcar:

  • La rigidez matutina, que dura por más de una hora, es común. Las articulaciones pueden sentirse calientes, sensibles y rígidas cuando no se usan durante una hora.
  • El dolor articular a menudo se siente en la misma articulación en ambos lados del cuerpo.
  • Con el tiempo, las articulaciones puede perder su rango de movimiento y pueden volverse deformes.
  • Dolor articular leve, rigidez y fatiga

Otros síntomas abarcan:

  • Dolor torácico al respirar (pleuresía).
  • Resequedad en ojos y boca (síndrome de Sjogren).
  • Ardor, prurito y secreción del ojo.
  • Nódulos bajo la piel (generalmente un signo de una enfermedad más grave).
  • Entumecimiento, hormigueo o ardor en las manos y los pies.
  • Dificultades para dormir.
  • Los dedos tienden a doblarse hacia el meñique en cada mano, causando la dislocación de los tendones de los dedos.
  • Las muñecas hinchadas pueden ocasionar el síndrome del túnel carpiano.
  • Los quistes que se desarrollan detrás de las rodillas afectadas pueden reventarse, causando dolor e hinchazón en las piernas.
  • Alrededor del 30 al 40 por ciento de personas que padecen artritis reumatoide presenta tumefacciones duras (nódulos) debajo de la piel, con frecuencia cerca de las zonas enfermas.
  • Inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis)
  • Lesiones de los nervios o llagas en las piernas (úlceras).
  • La inflamación de las membranas que envuelven los pulmones (pleuresía) o de la envoltura del corazón (pericarditis), o bien la inflamación y las cicatrices de los pulmones pueden producir dolor torácico, dificultad para respirar y una función cardíaca anormal.
  • Algunas personas desarrollan ganglios linfáticos inflamados, el síndrome de Sjögren o una inflamación ocular.

Diagnóstico

Puede ser difícil distinguir la artritis reumatoide de las otras muchas enfermedades que pueden causar artritis. Las enfermedades que se parecen en algunos aspectos a la artritis reumatoide son: la fiebre reumática aguda, la artritis producida por gonococos, la enfermedad de Lyme, el síndrome de Reiter, la artritis psoriásica, la espondilitis anquilosante, la gota, la seudogota y la artrosis.

TRATAMIENTO:

El tratamiento de la  artritis reumatoide es uno de por vida, incluyendo medicamentos, terapia física, ejercicios, educación y posiblemente cirugía. El tratamiento temprano y agresivo puede retrasar la destrucción de la articulación.  Las metas  y retos que enfrenta el médico al manejar esta condición son: controlar el dolor y la hinchazón, retrasar la progresión de la enfermedad, disminuir la incapacidad, y mejorar la calidad de vida del paciente. El tratamiento se inicia con las medidas menos agresivas, evolucionando hacia las más agresivas en caso necesario. Un principio básico del tratamiento es el reposo de la articulación afectada, dado que usarla empeora la inflamación. Los períodos regulares de reposo sirven para aliviar el dolor. En ocasiones, un breve reposo absoluto en cama ayuda a aliviar un brote grave en su etapa más activa y dolorosa. Se pueden utilizar tablillas para inmovilizar y proporcionar descanso a una o varias articulaciones, pero serán necesarios algunos movimientos sistemáticos de las mismas para prevenir la rigidez.

Se aconseja seguir una dieta regular y saludable. El aumento de los síntomas aparece en algunos casos después del consumo de ciertos alimentos. Una dieta rica en pescado y aceites vegetales, pero pobre en carne roja, puede tener leves efectos benéficos sobre la inflamación.

Medicamentos:

Existen diferentes categorías de medicamentos que se utilizan para el manejo de esta enfermedad: agentes modificadores de la enfermedad (DMARDS por sus siglas en ingles):

  • Methrotrexate
  • Leflunomide
  • Sulfasalazine
  • Sales de oro
  • Antinflamatorios no esteroidales (NSAIDS) asa, ibuprofeno, naproxen, celecoxib, etc.
  • Antimalariales: hydroxychloroquine. Otros medicamentos para el manejo de RA son cortico
  • esteroides, imunosupresivos  y analgésicos.

Los agentes biológicos son medicamentos diseñados para inhibir partes del sistema inmune que tienen un rol en el proceso y patología de la artritis reumatoide. Estos se pueden utilizar solos o en combinación. Existen diferentes tipos de estos medicamentos y el uso de ellos se individualiza de acuerdo a cada paciente.  Dentro de los agentes biológicos podemos mencionar los siguientes:

  • Adalimumab
  • Etanercept
  • Infliximab
  • Golimumab
  • Certolizumab
  • Rituxan

Otras terapias

  • Ejercicio
  • Fisioterapia, aplicación de calor en las articulaciones inflamadas y en ocasiones cirugía.
  • El ejercicio suave evita la rigidez de las articulaciones inflamadas. Al disminuir la inflamación, los ejercicios activos y regulares pueden resultar útiles, sin que la persona llegue hasta el extremo de cansarse.  En ocasiones se recomienda el uso de entablillados para extender gradualmente la articulación.
  • Si los fármacos no han sido eficaces, la cirugía puede ser necesaria.
  • La sustitución quirúrgica de las articulaciones de la rodilla o de la cadera es el modo más eficaz para restaurar la movilidad y el funcionamiento, cuando la enfermedad articular se encuentra en un estado avanzado.
  • También es posible la extracción o fusión, especialmente en el pie, para hacer menos dolorosa la marcha. Es posible fusionar el pulgar y así permitir que la persona pueda utilizarlo.
  • También se pueden fusionar las vértebras inestables del extremo superior del cuello para que no compriman la médula espinal.

Las personas discapacitadas por una artritis reumatoide pueden usar una variedad de ayudas para llevar a cabo las tareas diarias.

  • Calzados ortopédicos especialmente modificados que pueden ayudar a caminar con menos dolor y dispositivos como empuñaduras que reducen la necesidad de apretar demasiado la mano

Que puedes hacer tú para ayudarte:

Establece una Buena comunicación con tu reumatólogo, esto es una relación estrecha donde puedes sentirte cómodo al hablarle.  Ejercítate escoge un ejercicio que realmente disfrutes  y mantente motivado ponte metas a corto plazo y celebra cada uno de tus logros. Encuentra Buenos porristas que celebren contigo y te den el apoyo que necesitas para salir adelante aquellos días en que te sientes con mas dolor.  Descansa cuando te sientas muy entumecido. Por ultimo edúcate y no veas el vaso medio vacío, aprende a ver el vaso medio lleno, medio lleno de la persona especial y valiente que eres tú.  Después de todo  el mundo esta lleno de retos y subsistir y seguir adelante es solo uno más en tu vida.

Además:

© 2017: Artritis Puerto Rico, All Rights Reserved | Innovation Theme by: D5 Creation | Powered by: WordPress