Espondiloartritis

Por: Dra. Amarilis J. Pérez De Jesús

Reumatóloga

Espondiloartritis es el nombre de una familia de enfermedades reumáticas inflamatorias que causan artritis. Se diferencia de los otros tipos de artritis, ya que estas envuelven articulaciones y áreas de entesitis (lugar  donde se unen ligamentos y tendones al hueso).   Mayormente afecta la columna y en algunos casos puede afectar otras articulaciones periferales como manos y pies. Otra característica es provoca destrucción ósea, que causa deformación en la columna vertebral y limitación de movimiento.

La más común de las espondilartritis es la Espondilitis Anquilosante, que afecta primordialmente la columna vertebral y las articulaciones de la pelvis. Debido al proceso inflamatorio, las vértebras se pueden fusionar. A medida que se van fusionando, la columna se vuelve menos flexible y hace que haya una deformación o joroba en la espalda.  Los síntomas de la espondilitis anquilosante son dolor, rigidez en la espalda baja, especialmente en las mañanas o luego de periodos de inactividad.

Dentro de este grupo de artritis también se incluyen la espondilo artritis axial, que afecta principalmente la columna y articulaciones de la pelvis, la espondilo artritis peripheral, que afecta manos y pies, la artritis reactiva (antes síndrome de Reiters), la artritis enteropática (espondilo artritis asociada a inflamación del intestino, como colitis ulcerativa y enfermedad de Crohn) y la artritis psoriásica.

En todo espondilo artritis, el síntoma principal es dolor de espalda baja asociada a periodos de inactividad.  Es más común en varones entre la segunda década y se ve más en personas que tienen familias con esta condición.

El gen principal envuelto en la espondilitis anquilosante es el HLA-B27, pero no todas las personas con este gen tienen la condición.

Diagnóstico

El diagnóstico se hace primordialmente en historial médico y examen físico. Es muy probable que su médico ordene radiografías de las articulaciones sacro iliacas (articulaciones de la pelvis) y buscar inflamación de estas articulaciones que se llama sacroilitis. Si en rayos X esto no se puede ver, se ordena una resonancia magnética.  La prueba de HLA B27 también suele ser de gran ayuda. Claro está, como es un proceso inflamatorio, las pruebas que miden niveles de inflamación como velocidad de sedimentación (sed rate) y proteína C reactiva (crp) pudieran estar elevadas.

Tratamiento:

Es imprescindible que todo paciente con espondilo artritis incluya una rutina de ejercicios como parte de su plan de tratamiento. Los ejercicios de estiramiento, extensión de la columna y de flexibilidad son altamente recomendados.

La primera línea de tratamiento medicamentosos son los antinflamatorios no esteroidales (NSAIDS por sus siglas en ingles), aquí se incluye naprosyn, ibuprofeno, indomethacina, meloxicam entre otros.  Estos medicamentos ayudan a mejorar el dolor y bajar la inflamación.

Las inyecciones de cortocoesteroides intra articulares o alrededor de las membranas que rodean las áreas involucradas suelen ser efectivas.

Para los pacientes que no responden a NSAIDS ni a inyecciones, se considera el uso de agentes modificadores de la enfermedad (DMARDS por sus siglas en ingles), en esta categoría se incluyen la sulfasalazina. Estos medicamentos alivian los síntomas y pueden prevenir daño a las articulaciones.

Los antibióticos son efectivos para los casos de artritis reactivas.

Otra categoría de medicamentos que resultan muy útiles para las articulaciones periferales  y espinales son los agentes bloqueadores del factor tumoral alfa, que son parte de los medicamentos bilógicos.  En esta categoría tenemos el infliximab, etanercept, adalimumab y golimumab. Sin embargo, estos medicamentos son costosos y tienen efectos secundarios incluyendo mayor riesgo de infecciones.  Por otra parte, cuando los DMARDS fallan, son una excelente opción, recuerde discutir con su médico los riesgos y beneficios de estos tratamientos.

Impacto en la salud:

Hay varias situaciones que se pueden presentar en el paciente con espondiloartritis, entre estas, osteoporosis que ocurre en 50% de los pacientes con espondilitis anquilosante.  Inflamación en el ojo llamada uveítis, que ocurre en 40% de los pacientes. La uveítis se presenta con enrojecimiento y dolor del ojo.  Inflamación de la válvula aortica, es otra posible complicación. La piel también se puede afectar y el paciente presentar con psoriasis y como mencioné al comienzo, inflamación de los intestinos.

La mayoría de los pacientes con espondiloartritis pueden tener una vida productiva y normal, especialmente si están bajo el cuidado de un reumatólogo y en los tratamientos adecuados. Usted como paciente debe llevar un estilo de vida saludable, evitar fumar y mantenerse activo.

¡Recuerda, las enfermedades no pueden limitarte, tú tienes el control absoluto de tu cuerpo!

© 2017: Artritis Puerto Rico, All Rights Reserved | Innovation Theme by: D5 Creation | Powered by: WordPress