Alta la prevalencia de artritis reumatoide en la mujer puertorriqueña

Por: Servicio de Noticias Científicas de Medicina y Salud Pública


La prevalencia de la artritis reumatoide (AR), una enfermedad autoimmune, crónica y que puede resultar incapacitante, aumenta cada día más en la Isla y afecta mayormente a la mujer puertorriqueña, estableció la reumatóloga Yvonne Font Oronoz.

Conocer su sintomatología es clave para detectar la enfermedad a tiempo y sobre todo, acudir a un especialista en reumatología, ya que por los diversos diagnósticos con los que puede confundirse, el tratamiento adecuado puede tardar y por ende, no obtener los resultados deseados.

La AR ataca a las articulaciones y causa dolor, hinchazón, enrojecimiento y limitación de movimientos; y no tiene cura, indicó Font Oronoz, quien explicó que no solo afecta a las articulaciones, sino que hay un envolvimiento sistémico que puede afectar  otros órganos, como los ojos, el corazón, los pulmones, la sangre, la  piel y el sistema neurológico.

Según mencionó la especialista, la condición afecta aproximadamente 1.3 millones de estadounidenses. En Puerto Rico, según un estudio del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico, una de cada 140 mujeres puertorriqueñas la padece. El 70 por ciento de los casos aparece en las mujeres de entre 30 y 50 años.

“Si no se trata, la inflamación que provoca continuará y el paciente puede desarrollar erosiones. Esto significa que las articulaciones perderán su función y estos pacientes pueden desarrollar dolor crónico y llegar a incapacitarse. Hay que tratarlo en la fase temprana para evitar que los pacientes pierdan la función de sus articulaciones”, recomendó Font Oronoz.

Cuando surge la sospecha de que un paciente tiene la AR, el médico primario debe referirlo a un reumatólogo, que es el mejor especialista capacitado para tratar esta enfermedad junto al médico de cabecera, recomendó la doctora.

Una enfermedad que muchas veces es confundida con la AR es la osteoartritis, que es de carácter degenerativo, debido al uso y desgaste que ocurre con el proceso normal de envejecimiento. La osteoartritis empeora con la obesidad o  con lesiones o traumas. Es una artritis asimétrica en vez de simétrica, como es la artritis reumatoide.

Osteoartritis

La osteoartritis afecta mayormente las articulaciones de peso, como la espalda, la cadera, rodillas, y mientras el paciente realiza actividad física se siente peor. Por el contrario, el paciente con AR siente alivio cuando comienza a hacer actividades y movimiento. Este sí refleja unos desniveles los laboratorios versus el paciente con osteoartritis, que no presenta ningún  marcador en laboratorios, detalló la especialista.

Artritis Reumatoide

La AR puede aparecer primero en una sola articulación, o en varias al mismo tiempo. “Por eso es que todo paciente que siente aunque sea una sola articulación hinchada, sin explicación de trauma o inyección, debe buscar evaluación para descartar alguna posibilidad de tener esta artritis inflamatoria”, indicó la reumatóloga.

Font Oronoz trajo a colación que “la enfermedad va a progresar, porque nosotros sabemos ya que los daños de la enfermedad son irreversibles. Lo importante es tratarla. Un diagnóstico temprano evita que el paciente sienta dolor, pierda su funcionalidad, que pierda la capacidad de hacer las cosas que antes hacía. La enfermedad no solo ataca la parte física del paciente, sino que también la económica y emocional, porque el paciente tiene que dejar de trabajar”.

Los síntomas típicos son: rigidez, dolor e hinchazón.

La rigidez típica del paciente es una en la mañana cuando estará entumecido por media hora y hasta más. Aún a mitad de la mañana. No pueden abrir los frascos, tienen las manos hinchadas. Las articulaciones más afectadas son las más pequeñas en las manos, las muñecas y en los pies, aunque pudiera afectar otras articulaciones. Como la enfermedad puede ser sistémica, los pacientes pueden sentir fiebres bajas, cansancio, fatiga, dolores musculares, y otros.

Al ser una enfermedad inflamatoria en la que hay destrucción del cartílago y el hueso, los pacientes corren riesgos de incapacitarse. “Definitivamente, el paciente que no se atiende puede perder su articulación”, advirtió la doctora.

La causa de la AR se desconoce. Sí se sabe que es una enfermedad multifactorial, genética y que existe algo en el ambiente que la active, que pudiera ser un virus, bacterias, hormonas, entre otros elementos. Un historial médico detallado que ayude a identificar los factores de riesgo. Un examen físico completo, exámenes de laboratorios para identificar marcadores de la enfermedad, y por último, exámenes radiológicos, son vitales para el diagnóstico.

En cuanto al tratamiento, hay muchos medicamentos disponibles y el Colegio Americano de Reumatología publicó unas guías de tratamiento, aunque cada paciente debe recibir un tratamiento  individualizado, a tenor con sus necesidades. Puede disponer de analgésicos, medicamentos antiinflamatorios no esteroidales, corticoesteroides, medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad y medicamentos biológicos.

Se busca disminuir los síntomas, aumentar la calidad de vida y el funcionamiento de la vida del paciente, y disminuir la inflamación de las articulaciones. La meta de los reumatólogos es llegar a la remisión clínica, donde haya la mínima actividad posible de la actividad, puntualizó la doctora, quien hizo énfasis en la integración del tratamiento, educación y apoyo al paciente, así como en la importancia de la dieta, el ejercicio y el descanso.

Diagnósticos como el de AR pueden cambiar varios aspectos del diario vivir. Es por eso que existen iniciativas para orientar y guiar al paciente, como el Programa AYUDAR, de AbbVie, el cual ofrece información sobre la enfermedad, las opciones para ayudar a los pacientes a manejar su enfermedad y a tener una conversación productiva con su médico.

Cuando las personas se inscriben en el Programa, un consejero personal se comunica con ellos y les brinda ayuda, información y materiales educativos, para encaminarlos hacia el manejo de su enfermedad, se indicó.

Las personas que se inscriban en este programa de apoyo también recibirán información, folletos y datos, entre otros recursos relevantes que les llegarán por correo. La información y los materiales de apoyo que se envían por correo son gratuitos.

Las personas pueden registrar sus datos para beneficiarse de estos recursos informativos, llamando por teléfono al -855-770-7705, de lunes a viernes entre 8:00 a.m. y 5:00 p.m. También pueden visitar el sitio web www.artritisreumatoide.com  y registrarse en la sección “Inscríbase para obtener más información”.

Además:

© 2017: Artritis Puerto Rico, All Rights Reserved | Innovation Theme by: D5 Creation | Powered by: WordPress